Mel Gibson: Polémico y Brillante

HOME / Tres Imprescindibles / PUBLICACIÓN / Mel Gibson: Polémico y Brillante

Tres Imprescindibles

Mel Gibson: Polémico y Brillante

Tres films imprescindibles de un director en el ojo de la tormenta.

Aunque baje su perfil y trabaje silenciosamente, Mel Gibson nunca pasa desapercibido. A lo largo de su carrera se ha ganado las peores calificaciones que se puedan recibir: perverso, homofóbico, antisemita, machista, agresivo y otras tanto. Sin embargo, el despliegue técnico y la visceralidad de sus películas lo han convertido en uno de los directores más irresistibles de su generación. Una combinación que lo convierte en el colectivo imaginario como una suerte de Dr. Jekyll/Mr. Hyde en el que conviven un genio total y ese depravado sadomasoquista al que satirizan en South Park.

Cuando debutó detrás de cámaras con El Hombre Sin Rostro (The Man Without a Face, 1993), nadie creía que “el tipo Arma Mortal” se transformaría en un cineasta con tanta personalidad. Pero Gibson, rápidamente, dejó en claro lo pretencioso y brillante que podía ser en Corazón Valiente (Braveheart, 1995), una superproducción en la que absorbió todo el control. En aquél hit consagratorio ya se vislumbraron algunas de sus convicciones y obsesiones como su catolicismo muy extremo y su afán por ser lo más realista posible a la hora de representar la violencia.

Para recordar su controversial trayectoria como realizador, acá elegimos nuestros tres títulos favoritos de su filmografía. Desde ya, les advertimos que si todavía no las vieron se van a enfrentar a grandísimos films que no siempre son aptos para aquellos con un estómago sensible.  

Corazón Valiente (Braveheart, 1995)

Como si fuera uno de esos clásicos épicos de los ’50, el director monta una puesta en escena monumental para narrar la venganza del héroe escocés William Wallace. Son 177 minutos (¡!) que no decaen nunca por la maestría con la que son presentadas las hazañas bélicas, los discursos libertarios y las situaciones cotidianas del SXIV. Además, la tremenda performance de Gibson con la cara celeste podría convencer al más pacífico de ir en busca de la independencia.

Apocalypto (2006)

No vas a ver nunca algo parecido a este relato en el que unos guerreros de una civilización más avanzada se internan en los bosques para secuestrar a quienes serán sacrificados como ofrenda a los dioses en la América previa a la conquista española. Desde un gore que podría hacer sonrojar a Eli Roth, pasando por la utilización de la lengua maya en los diálogos, hasta la elección de actores desconocidos, todo es funcional para una experiencia realmente impresionante.

Hasta el Último Hombre (Hacksaw Ridge, 2016)

El australiano demostró una vigencia incuestionable en esta biopic sobre Desmond Doss, un médico militar que por cuestiones ideológicas nunca tocó un arma pero salvó más de 75 vidas en plena batalla de Okinawa. Aunque se trate de un alegato pacifista, la dulzura de su primera parte contrasta con la segunda en la que vemos lo salvaje y espantosa que puede ser una guerra. Citas a la biblia, desmembramientos explícitos y una historia de amor necesaria. 100% Mel Gibson.

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image