sábado, marzo 2, 2024

La fecha parece ideal para rebuscar y repasar algunas de esas referencias –o easter eggs– escondidas entre los fotogramas de nuestras películas favoritas. Muchos homenajes, algunos fetiches y una hermosa revalidad terrorífica que se extendió a lo largo de varios films forman parte de este rejunte de mensajitos ocultos, a veces, solo detectables por los ojos más cinéfilos. ¿Los conocían?

Easter Eggs - El Club de la Pelea
20th Century Fox

SE NOS ANTOJÓ UN CAFECITO 

Entre su violencia desmedida y unos cuantos trastornos de identidad disociativos, El Club de la Pelea (Fight Club, 1999) esconde un mordaz análisis crítico sobre la forma en que nos dejamos engatusar por las grandes corporaciones, las que nos arrastran hacia un consumismo que parece no tener fin.

Para remarcar esta noción, y porque es un genio indiscutido, David Fincher incluyó en cada una de las escenas de la película (sí, en cada una) –ya sea a simple vista o un poquito más camuflada para el espectador desprevenido– un taza descartable de café Starbucks, tal vez, uno de los símbolos más emblemáticos de la cultura yanqui y sus multinacionales. Pensándolo bien, ¿el ‘pifie’ de Game of Thrones no habrá sido un homenaje a Tyler Durden?

Easter Eggs - The Departed
Plan B Entertainment

MARCADOS PARA MORIR

Cuando vuelvan a ver Los Infiltrados (The Departed, 2006) de Martin Scorsese, abran bien los ojos, ya que el director se encargó de ir señalando el destino de cada uno de los protagonistas a lo largo de la historia.

Cuando hablamos de ‘marcar’, lo hacemos literalmente, porque si prestan atención podrán ver las “X” que aparecen cerca de cada uno de los futuros fallecidos, como si fueran presagios inevitables del fin que se les viene encima.

Como buen cinéfilo que es, Scorsese le pide prestado este recurso (y de paso homenajea) a la Scarface (1932) de Howard Hawks, donde la letrita de mal augurio aparece cada vez que está a punto de ocurrir un crimen espantoso.

Easter Eggs - Finding Nemo
Disney/Pixar

ACÁ HAY TIBURÓN ENCERRADO

¿Sabían que los tiburones de Buscando a Nemo (Finding Nemo, 2003) son 100% australianos? El líder de este grupo de escualos y sus compañeros en proceso de “rehabilitación” viven en el Mar del Coral, pero además, en su idioma original, están interpretados por actores del continente, ya que los directores querían captar ese acento tan particular que tienen los habitantes de las islas oceánicas.

Eso incluye a Chomp/Chum (Bruce Spence), Anchor/Ancla (Eric Bana) y, por supuesto, el temido Bruce (Barry Humphries), que fue etiquetado de esta manera porque, al parecer, el nombre es todo un estereotipo australiano (¿?). Pero esta no es la única razón por la cual el gran tiburón blanco que intenta seguir por la senda del vegetarianismo lleva semejante mote.

Si pensamos en peces asesinos, hay uno que se nos viene inmediatamente a la cabeza: el dientudo protagonista de Tiburón (Jaws, 1975) que, si bien no tiene un nombre formal a lo largo del film, Steven Spielberg lo apodó cariñosamente como Bruce en honor a su abogado de entonces (Bruce M. Ramer).

MÁS EASTER EGGS

Easter Eggs - Death Proof
A Band Part

SOY TU FAN

Agarren cualquier película de Quentin Tarantino y van a encontrar una infinidad de referencias cinéfilas, algunas tan rebuscadas que solo pueden ser detectadas por el ojo más experto. A Prueba de Muerte (Death Proof, 2007) es un hermoso homenaje al slasher y al exploitation sesentoso, pero también al cine clase B y, por qué no, a uno de sus mayores exponentes: nuestro querido John Carpenter.

Quentin no podía dejar pasar la oportunidad de recalcar que Kurt Russell –actor fetiche de JC– también forma parte de su película y en los primeros momentos, en las paredes del bar de Texas, se puede apreciar colgada entre tanta memorabilia la característica musculosa que Jack Burton usa a lo largo de Rescate en el Barrio Chino (Big Trouble in Little China, 1986).

Easter Eggs - Scream
Miramax Film

PORQUE TE QUIERO TE REFERENCIO

La rivalidad que construyeron durante décadas (desde la pantalla) Wes Craven y Sam Raimi se convirtió en uno de los enfrentamientos “terroríficos” más celebrados de la historia del género; una verdadera búsqueda del tesoro (mejor dicho, de easter eggs) a lo largo de sus producciones.

La ‘culpa’ la tuvo Craven al incluir un póster rasgado de Tiburón (Jaws, 1975) durante una de las escenas de La Colina de los Ojos Malditos (The Hills Have Eyes, 1977), indicando de esta manera –muy sutilmente– que su película generaba más sustos que la del escualo asesino de Esteban.

Pero dejemos esa discusión para otro momento y concentrémonos en lo que hizo Raimi quien, siguiendo esta misma línea de pensamiento, repitió el truquito del afiche, esta vez con la cinta de Wes durante Diabólico (The Evil Dead, 1981), dando a entender que Ash y compañía eran aún más terroríficos.

MY ADVENTURES WITH SUPERMAN REVELA SU TEASER

Craven le siguió el juego en Pesadilla en lo Profundo de la Noche (A Nightmare on Elm Street, 1984), donde Nancy no puede evitar quedarse dormida viendo el film protagonizado por los Deadites. El intercambio de guiños cinéfilos pareció llegar a su fin en Noche Alucinante (Evil Dead II, 1987), donde se puede ver el característico guante de Freddy Krueger (o al menos una buena copia del mismo) colgando entre las herramientas del cobertizo al que ingresa nuestro héroe con la cabeza de su novia en mano. Ya no podemos preguntarle al maestro Wes, pero parece que fue él quien rió a lo último.

Si prestan atención a Scream: Vigila Quién Llama (Scream, 1996), en la escena de la fiesta Randy recomienda mirar Diabólico, pero la elegida termina siendo Noche de Brujas (Halloween, 1978) de John Carpenter. “Lero, lero” para Raimi.

La Cosa ahora es digital para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís en nuestra tienda y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.