martes, marzo 5, 2024

Recordamos a Mabel Normand, una de esas leyendas que se encontraba detrás de otra gran figura, y que fue esencial en la carrera del comediante.

La historia del cine también la escriben “los que ganan”, muchas veces ignorando a esas pioneras que sumaron su granito de arena en los comienzos de este arte de las imágenes en movimiento. Normand encaja muy bien en ese grupo, tal vez, por ser más recordada debido a los escándalos en los que se vio involucrada, que por sus aportes cinematográficos.  

Mabel Ethelreid Normand nació en New Brighton, Nueva York, en 1892, en el seno de una familia de clase trabajadora que crió a seis hijos. Antes de meterse de lleno en la industria, la joven Mabel fue modelo del ilustrador Charles Dana Gibson, creador de la famosa “Gibson Girl”: primer ideal de belleza femenina estadounidense. Tenía dieciséis años cuando se sumergió en el séptimo arte, primero, trabajando para Vitagraph Studios –por apenas 25 dólares– y más tarde en Biograph Company, donde actuó bajo las órdenes de D. W. Griffith en varios cortometrajes, incluyendo Her Awakening (1911), protagónico que la puso en el centro de la escena y atrajo las miradas del director Mack Sennett. 

Mabel Normand: La “Leading Lady” de Charles Chaplin

Normand y Sennett comenzaron una tórrida relación que la llevó hasta la costa de California, donde el realizador fundó Keystone Studios. Sus primeras colaboraciones no tenían demasiada sustancia y solo se limitaban a mostrar sus atributos físicos, pero Mabel pronto demostró que tenía un don natural para la comedia, convirtiéndose en la gran protagonista de los cortos de Mack. Incluso, se la reconoce como la primera estrella de cine en recibir un pastelazo en la cara.

Más allá de sus propios talentos actorales en épocas de cine silente, Normand pasó a la historia como una de las grandes promotoras y mentoras de la carrera fílmica de un tal Charles Chaplin. Mabel fue su ‘leading lady’ en una docena de películas lanzadas en 1914, incluyendo Tillie’s Punctured Romance –primer largometraje de comedia– y Mabel’s Strange Predicament, primera oportunidad en la que el actor inglés se calzó el traje del vagabundo. Este es uno de los tantos cortometrajes dirigidos por ella, quien muchas veces colaboró en los guiones y detrás de las cámaras en varias de las producciones de Keystone, co-dirigiendo con el mismísimo Chaplin.  

Mabel Normand: La “Leading Lady” de Charles Chaplin

En 1916, Normand llegó a tener su propia compañía productora en sociedad con Sennett, pero el emprendimiento llegó a su fin un par de años después junto con la relación amorosa. Lamentablemente, durante la década del veinte su nombre estuvo demasiado ligado a una serie de resonados escándalos policiales, incluyendo el asesinato del director William Desmond Taylor en 1922. Para ese entonces, su carrera empezó a desvanecerse, aunque siguió trabajando hasta que su deteriorada salud se lo permitió.  

Mabel murió de tuberculosis en 1930, con apenas 37 años; un legado digno de destacar y un extenso currículum como actriz, directora, guionista, productora y, si queremos hilar más fino, la que convenció a Hollywood de darle a Chaplin una segunda oportunidad.

Las series más aclamadas, las películas más esperadas, deportes en vivo y más, todo en un solo lugar.¡Suscribite ahora Star Plus haciendo click acá!

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.