lunes, mayo 20, 2024

Son muy pocos los realizadores que pueden jactarse de tener una filmografía tan extensa –y magnífica– como Martin Scorsese. Y a pesar de esos casi 81 años a cuestas, sabemos que todavía le quedan unas cuantas historias más para contar. Con Los Asesinos de la Luna (Killers of the Flower Moon, 2023) vuelve a las salas y a estar en boca de todos, gracias a un relato intenso y muy personal sobre la maldad del hombre (blanco), y un hecho real que no nos puede parecer indiferente. Aprovechamos este gran lanzamiento y recorremos cinco décadas de carrera con algunos de sus mejores títulos. 

1970: Calles Peligrosas (Mean Streets, 1973)

Casi desde el comienzo de su filmografía, Scorsese se despachó con ciertos temas recurrentes: el crimen organizado, la ciudad de Nueva York, la lealtad y el catolicismo. Acá, Charlie (Harvey Keitel) es un joven de la ‘Pequeña Italia’ que trata de ascender dentro de los escalafones de la mafia local cobrando deudas para su tío. Pero el joeven es demasiado bueno y devoto, además de un fiel amigo para el psicótico Johnny Boy (Robert De Niro); una amistad que su tío desaprueba, al igual que el romance con Teresa, una chica que sufre de epilepsia. Sus ambiciones pronto se ven interrumpidas y debe decidir si seguir adelante con sus planes o hipotecar su futuro, sacrificando todo por la lealtad hacia su compañero.

Martin Scorsese: Toro Salvaje
MGM

1980: Toro Salvaje (Raging Bull, 1980)

Roberto De Niro deja todo sobre el ring para recorrer la tumultuosa vida del boxeador ítalo-americano Jake LaMotta que, con la ayuda de su hermano Joey (Joe Pesci), logra hacer realidad su sueño de convertirse en campeón de peso mediano. Pero la fama y el éxito no vienen solos: el temperamento, la conducta autodestructiva, los celos, las infidelidades y los contactos mafiosos empujaran a Jake hasta lo más profundo de un abismo que Scorsese imagina en glorioso blanco y negro. De Niro y la gran Thelma Schoonmaker –su montajista de cabecera– salieron victoriosos durante la temporada de premios, pero a Marty (como se volvería costumbre) lo esquivaron soberanamente.  

1990: Buenos Muchachos (Goodfellas, 1990)

La historia de ‘ascenso y caída’ vuele a brillar de la mano de Henry Hill (Ray Liotta), quien pasó diez años de su vida involucrado en el crimen organizado y pagó las consecuencias… además de perderlo todo en el camino. Basada en el libro Wiseguy: Life In A Mafia Family de Nicholas Pileggi –uno de los testimonios más reveladores sobre la mafia norteamericana–, la película recoge los alegatos del verdadero Hill, que vendió su alma por segunda vez cuando decidió traicionar a sus compañeros de fechorías y hacer un trato con los federales. James Conway (Robert De Niro), Tommy Devito (Joe Pesci) y Henry atraviesan tres décadas de excesos, robos, drogas y crímenes de toda índole, entregando uno de los mejores relatos gansteriles de todos los tiempos.   

Martin Scorsese The Departed
Warner Bros. Pictures

2000: Los Infiltrados (The Departed, 2006)

Scorsese toma como punto de partida la hongkonesa Asuntos Infernales (Mou gaan dou, 2002) y se despacha con un thriller policial ultra violento lleno de mafiosos, oficiales corruptos, agentes de los buenos y muchos, muchos ‘topos’. Colin Sullivan (Matt Damon) es un joven oficial estrella de la fuerza, pero también la conexión directa con el criminal Frank Costello (Jack Nicholson). Billy Costigan (Leonardo DiCaprio) es el policía con mala reputación que, al no tener nada que perder, acepta infiltrarse en la banda del mafioso para intentar atraparlo de una vez por todas. Lo que sigue es un sangriento juego del gato y el ratón, donde ambas partes intentan descubrir al soplón que les está arruinando los planes. L

2010: El Lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street, Martin Scorsese, 2013) 

El bromance entre Marty y Leo DiCapio nos entrega una de sus colaboraciones más memorables, en este caso, una historia real basada en las memorias del mismísimo Jordan Belfort (DiCaprio): un joven entusiasta, convertido en un triunfante y adinerado agente de bolsa de Nueva York, cuya vida de excesos lo llevaron desde la cima hasta lo más hondo de un escándalo de corrupción, engaños y fraude ligado al mundo corporativo internacional. Belfort terminó cumpliendo 22 meses de prisión, pero nada le quita lo bailado. De esta manera, Scorsese se aseguró su octava nominación al Oscar… una segunda estatuilla que todavía sigue esperando. ¿Se le dará en 2024?

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.