viernes, marzo 1, 2024

Las omisiones en los Oscar siempre generan debate, especialmente en el rubro de dirección, que ha dejado de lado a algunos nombres muy importantes.

A una semana del anuncio de las nominaciones para la 96° entrega de los Oscar, todavía sigue flotando en el aire la polémica sobre la omisión de Greta Gerwig. No vamos a entrar en nuevos detalles, pero sí podemos asegurar que la directora y guionista de Barbie ya forma parte de un grupo selecto de ‘ignorados por la Academia’. 

Un conjunto que incluye nombres como Orson Welles, Charlie Chaplin, Akira Kurosawa, Howard Hawks y Federico Fellini –como para nombrar algunos–, genios de la pantalla que nunca tuvieron el merecido reconocimiento por su trabajo, y terminaron conformándose con un galardón honorífico al final de su trayectoria. 

A diferencia de estos realizadores, Gerwig todavía tiene una brillante carrera por delante y le auguramos varias nominaciones y premios a futuro. No podemos decir lo mismo de algunos de estos cinco ‘relegados’ que presentamos a continuación; aunque seguimos cruzando los dedos por un par de nuestros favoritos.      

ALFRED HITCHCOCK

El maestro del suspenso, (por lejos) uno de los mejores directores de todos los tiempos, jamás consiguió alzar la estatuilla dorada. Hitchcock estuvo nominado en cinco ocasiones –Rebecca (1940), Ocho a la Deriva (Lifeboat, 1944), Cuéntame tu Vida (Spellbound, 1945), La Ventana Indiscreta (Rear Window, 1954) y Psicosis (Psycho, 1960) – y ni siquiera llegó a ganar un Oscar honorífico por su trayectoria. Sus grandes films tampoco fueron bien recibidos por la Academia, a excepción de Rebecca que sí ganó como Mejor Película, aunque el premio quedó en la repisa del productor David O. Selznick. 

Oscar: Ridley Scott

RIDLEY SCOTT

Hasta la fecha, el británico octogenario ostenta cuatro nominaciones al Oscar: tres como director y una como productor de Misión Rescate (The Martian, 2015). Curiosamente, ninguno de estos reconocimientos tienen que ver con sus mejores trabajos: léase Alien El Octavo Pasajero (Alien, 1979), Blade Runner (1982) o, por qué no, Los Duelistas (The Duellists, 1977). 

Y si bien, Gladiador (Gladiator, 2000) se llevó el premio máximo (no pun intended), este también quedó en manos de sus productores. Ridley ya dejó bien en claro que quiere ganar un hombrecito dorado, ¿tendrá la chance con Gladiador 2 el próximo año? Media pila Academia, que no vamos a tener Scott para la eternidad.  

STANLEY KUBRICK

Sus pasiones, desde chiquito, fueron la fotografía (que practicaba con una cámara réflex que le regalaron sus papás), la música y el ajedrez, pasatiempos que serían fundamentales para su futura carrera como cineasta. A pesar de no tener entrenamiento formal, se convirtió en uno de los realizadores más celebrados de todos los tiempos, uno que nunca tuvo el debido reconocimiento por parte de la Academia de Hollywood. 

Kubrick recibió un total de 13 nominaciones en diferentes categorías, cuatro de ellas como Mejor Director. No tuvieron la consideración de darle un premio honorífico, pero se llevó una estatuilla en el año 1969 por los efectos especiales de 2001: Odisea del Espacio (2001: A Space Odyssey, 1968).

Oscar: Stanley Kubrick

PAUL THOMAS ANDERSON

PTA en uno de los primeros y más elogiados representantes de la llamada generación “videoclub”. Criado en el Valle de San Fernando, Paul acumuló interés por el séptimo arte desde una temprana edad, en parte, gracias a su papá Ernie Anderson, actor de voz de la cadena ABC que conocía a un montón de celebridades. 

A lo largo de su carrera acumuló todo tipo de galardones, pero a pesar de sus diez nominaciones al Oscar –tres como Mejor Director gracias a Petróleo Sangriento (There Will Be Blood, 2007), El Hilo Fantasma (Phantom Thread, 2017) y Licorice Pizza (2021)–, el hombrecito dorado se le sigue escapando de las manos. ¿Lo veremos en 2025 compitiendo contra Ridley? Dicen que Leo DiCaprio trae suerte (¿?). 

ROBERT ALTMAN

Todo un caballero entre los realizadores hollywoodenses y un maestro de las historias corales. Este oriundo de Kansas City, Missouri, acumuló siete nominaciones al Oscar a lo largo de su carrera, entre ellas, cinco como Mejor Director por maravillas como M.A.S.H. (MASH, 19790), Nashville (1975), The Player – Las Reglas del Juego (The Player, 1992), Ciudad de Ángeles (Short Cuts, 1993) y Gosford Park (2001), y siempre se volvió a su casa con las manos vacías. Como una epifanía, en marzo de 2006 recibió su retrasado premio honorífico, apenas unos meses antes de despedirse de este mundo.

Las series más aclamadas, las películas más esperadas, deportes en vivo y más, todo en un solo lugar.

¡Suscribite ahora Star Plus haciendo click acá!

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.