miércoles, junio 29, 2022

El 6 de junio llegó a HBO Max la nueva serie protagonizada por Alicia Vikander: Irma Vep, una nueva versión de la película del mismo nombre de 1996. La historia se centra en Mira, una estrella de cine estadounidense desilusionada por su carrera y una reciente ruptura, que llega a Francia para interpretar a Irma Vep en una nueva versión de la serie de cine mudo francés Les Vampires. Con el telón de fondo de un espeluznante thriller criminal, Mira lucha cuando las distinciones entre ella y el personaje que interpreta comienzan a desdibujarse y fusionarse.

En la espera del próximo episodio, que llega el lunes, les compartimos notas de producción exclusivas sobre el show:

La carrera

Cuando Irma Vep se estrenó en el Festival de Cine de Cannes en 1996, la carrera de la autora aún estaba tomando forma. Assayas se había pasado a las funciones en los años 80 después de comenzar su carrera escribiendo guiones y críticas de cine para Cahiers du Cinéma. Después de dirigir cuatro pequeños largometrajes, estalló con Cold Water, una extensión de su drama adolescente La Page Blanche, parte de la serie Todos los Niños y Niñas de su Edad, que presentaba obras de temática juvenil de Claire Denis, Chantal Akerman y André Techiné.

Dos años después, Irma Vep llegaba en un momento crucial en la carrera de Assayas. Estaba preparando Destinos Sentimentales, su drama de época a gran escala sobre dos familias industriales en el sur de Francia entre las décadas de 1890 y 1930, pero tenía tiempo libre y quería hacer una película de bajo presupuesto con sus amigos en el París actual, ambientada en el mundo del cine independiente. Hecha en cuatro semanas casi sin dinero, Irma Vep se convirtió en algo así como un feliz accidente.

Era una historia tan extensa y compleja que incorporaba tantas capas que tenían que ver con el cine contemporáneo, la historia del cine, la naturaleza de la actuación, cómo se entrelazan la vida real y la imaginación”, dice Assayas. “Aunque fue un placer hacer la película en ese momento porque éramos jóvenes, hambrientos y quebrados, nadie esperaba que conectara de la forma en que lo hizo”.

La película examina cómo el caos en una producción de bajo presupuesto puede conducir inesperadamente a una extraordinaria obra de arte. Assayas se convirtió en uno de los directores más aclamados del cine mundial, realizando obras tan variadas como el conjunto generacional Late August, Early September (1998), el tecno-thriller Demonlover (2002), el drama sobre adicciones Clean (2004) y el thriller policial Boarding Gate (2007). En 2008, su saga familiar Summer Hours, protagonizada por Juliette Binoche, ganó el premio a Mejor Película Extranjera de NY, LA y National Society of Film Critics. Fue nombrada «Una de las 25 mejores películas del siglo XXI, hasta ahora», por Manohla Dargis y AO Scott de The New York Times. Siguió con CARLOS, una producción internacional, protagonizada por Edgar Ramírez, lanzada tanto como una miniserie en televisión como en cines como un largometraje único. Se convirtió en una de las obras más aclamadas de su carrera. Después de su estreno mundial en el Festival de Cine de Cannes, fue nominada a 2 Primetime Emmys, 2 Globos de Oro ganando Mejor Miniserie o Película para TV. También arrasó en NY, LA y National Film Critics una vez más como Mejor Película Extranjera. Después de eso, Assayas se asoció con Kristen Stewart para dos proyectos que incluyen el psicodrama Clouds of Sils Maria (2014), por el que se convirtió en la primera actriz estadounidense en ganar un César a la mejor actriz de reparto. Siguieron con el thriller sobrenatural Personal Shopper (2016), que le valió el premio al Mejor Director en Cannes. Más recientemente ha dirigido la autobiográfica Something In The Air (2012), la comedia literaria Non-Fiction (2018) y el thriller histórico Wasp Network (2019).

Antes de la pandemia, el gerente de Assayas, productor ejecutivo de la nueva serie Irma Vep, desafió al escritor y director a crear otra serie como Carlos, el drama televisivo aclamado por la crítica sobre el terrorista Carlos el Chacal. Pero Assayas no pensó que podría repetir la escala y el éxito internacional de ese programa. El único proyecto entre sus obras que parecía viable en formato de serie limitada era Irma Vep.

Por mucho que la película siga existiendo y haya crecido en popularidad y estatura desde su lanzamiento, convirtiéndose en mi propio tipo de película de culto, el cine ha cambiado”, dice Assayas. “La forma en que veo el cine, lo disfruto y lo enfoco es muy diferente ahora, pero creo que Irma Vep aborda temas que siguen siendo relevantes para una generación más joven de cineastas”.

Lo que ha cambiado en el mundo del cine desde Irma Vep es considerable: la línea entre el cine y la televisión se ha desdibujado debido al empoderamiento de las plataformas de transmisión; la televisión de prestigio cambió el panorama del cine, atrayendo talentos de todo el mundo. Las redes sociales y los videojuegos devoraron la atención de los jóvenes; y en el caos del COVID, la industria se detuvo por completo. Después de más de un año de cierres, la popularidad del cine tradicional había dado paso al streaming.

“Irma Vep en su encarnación del siglo XXI cae dentro de la categoría de una serie, pero tuve que preguntarme qué es exactamente una serie en esta época”, dice Assayas, “¿Y por qué es útil hablar de series hoy?”.

La historia de fondo

Assayas no es ajeno a la serie de principios del siglo XX, ya que ha escrito extensamente sobre Gustave Le Rouge, el escritor francés que innovó la escritura de pulp-fiction a través de series literarias tan imaginativas como The Prisoner of Mars y su secuela The War of the Vampires.

Escribí mi tesis de maestría sobre el tema de la serie, pero no tenía idea de que algún día estaría lidiando con el género como cineasta”, dice Assayas. “Es emocionante volver a lo básico, las raíces de la noción misma de la serie. Obviamente, no podemos hacer eso con la misma inocencia. Hemos perdido nuestra ingenuidad. Somos posmodernos y muy conscientes de las estrategias de nuestro entretenimiento”.

La obra maestra de la serie literaria francesa fue Los misterios de París de Eugène Sue, con su siniestra descripción del inframundo parisino del siglo XIX: criminales despiadados, ladrones perversos, damiselas en apuros y giros en la trama en cada página. Los Misterios de París se convirtió en el prototipo de la serie literaria del cambio de siglo, allanando el camino para la ciencia ficción de Julio Verne y los thrillers policiales de Gustave Le Rouge.

Le Rouge fascinó a Assayas por su pulp y sus sensibilidades literarias, así como por su conexión con poetas simbolistas como Blaise Cendrars y Paul Verlaine, quienes influyeron en los primeros cineastas de vanguardia como Marcel L’Herbier y Luis Buñuel. “Estaba en la encrucijada del arte alto y bajo, en el mismo campo que las locas narrativas de los creadores de Fantômas, Marcel Allain y Pierre Souvestre, cuya ficción criminal se convirtió en una serie de películas mudas de Louis Feuillade”, dice Assayas. “Siempre he sido extremadamente sensible a la conexión entre el género literario de Le Rouge y la serie filmada, que surgió en los albores del cine”.

Las series filmadas son los antepasados ​​de las series de televisión y los dramas televisivos de prestigio de la actualidad. Fantômas, debutando en 1913, presentó al público francés al genio criminal titular, allanando el camino para Los vampiros de Feuillade, que se desarrolló en diez episodios entre 1915 y 1916. Ambientada en los bajos fondos parisinos, como Los misterios de París, fue protagonizada por Édouard Mathé, Musidora y Marcel Levesque y contó la historia de un periodista y su compañero que intentan frustrar la camarilla criminal conocida como Los Vampiros.

Dividida en diez episodios y con una duración de siete horas, es una de las películas más largas jamás realizadas y se convirtió en un gran éxito entre el público de la época de la guerra a pesar de las críticas negativas; también catapultó a Musidora al estrellato. Hoy se considera una obra maestra cinematográfica, que introduce técnicas de suspenso adoptadas más tarde por Buñuel y Hitchcock e influye en la vanguardia.

Algunos de los momentos más hermosos de las películas se hicieron durante la era del cine mudo y son una fuente de inspiración para el cine moderno”, dice Assayas. “Creo que es importante volver a los orígenes del cine para estar en contacto con la modernidad y el presente”.

Para su propia versión de The Vampires, el programa dentro del programa en Irma Vep, Assayas rinde homenaje a la serie clásica de Feuillade al dividir su propia serie en episodios llamados originales. Si bien Irma Vep dura solo ocho episodios (Assayas ha condensado los episodios 1 y 2 y 4 y 5), la nueva serie se desarrolla, como su predecesora, en los siguientes capítulos: The Ring That Kills, The Red Codebook, Dead Man’s Escape, Hypnotic. Eyes, Satanás, El amo del trueno, El envenenador y La boda terrible.

Regresar a las raíces del formato serial significó reinventar a Irma Vep para una nueva era, no solo jugando con los temas de The Vampires sino usando la estructura misma de sus episodios originales”, dice Assayas. “Encontramos nuevas formas de disfrutar la serie a través de sus momentos de suspenso y una variedad de personajes louche mezclados con el drama del día a día y las travesuras locas en el rodaje de una producción independiente en el París posterior a COVID”.

La Cosa ahora es digital e interactiva para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís en nuestra tienda y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Redactora. Sin Superhéroes y sin Los Simpson, pierde la cabeza. Serie de cabecera: Friends. Peli que miró más veces: Volver al Futuro II. @MacaReynolds en Twitter e Instagram.