domingo, junio 16, 2024

El 10 de febrero llegó a HBO Max The Girl Before, una miniserie de 4 episodios basada en la aclamada novela de J. P. Delaney sobre una extraña casa y su aún más perverso dueño y arquitecto, quien busca inquilinas muy particulares para su creación. 

La serie es protagonizada por Gugu Mbatha-Raw (Doctor Who, Loki), David Oyelowo (Selma), Jessica Plummer (EastEnders) y Ben Hardy (Bohemian Rhapsody), y hablamos con todos ellos sobre este ambicioso proyecto:

¿Leyeron el libro antes de entrar al proyecto? ¿Conocían el fenómeno detrás de esta historia?

Gugu: La verdad es que no. Yo estaba filmando Loki cuando me llegaron dos guiones, los dos primeros episodios. Así que, filmando un show de Marvel, esta historia me parecía un cambio interesante, algo realmente diferente a lo que estaba haciendo y por eso me interesó. Que hubiera dos personajes femeninos como protagonistas, que tenían estas historias tan fuertes y profundas, que debían lidiar con tantas emociones, me fascinó. 

Ben: Yo tampoco lo había leído, y al igual que Gugu recibí los dos primeros guiones, y tuve que comprar el libro para saber cómo terminaba. No podía esperar, necesitaba saber cómo seguía.

Hay un quinto protagonista en esta serie, que es la casa donde transcurre gran parte de la historia. Jessica y Gugu, ustedes son quienes más tuvieron que construir una relación con ese espacio, ¿cómo desarrollaron eso?

Jessica: Creo que para Emma, que tenía esta gran necesidad de poder controlar todo a causa de lo que le sucedió, la casa se convirtió en un lugar seguro. En un espacio donde ella podía, de alguna manera, mantener ese control incluso cuando las cosas se volvían cada vez más misteriosas en ese lugar. Pienso que nunca dejó de ser eso para ella, y es algo muy interesante como actriz profundizar en esta necesidad de poder verlo todo, de poder tener el control de cada detalle. La casa se convirtió en un elemento muy importante, y fue por momentos un desafío tener que relacionarse con ella como si fuera un personaje más.

Gugu: La verdad es que yo diría incluso que la casa es la verdadera protagonista de la serie. Hay algunas escenas, relacionadas con la fisicalidad de Jane, que me resultaban muy interesantes respecto a ese vínculo con la casa. Por ejemplo, en el final del episodio uno, que ella está bailando contra una pared, creo que expresa muy bien esa contención que ella siente ahí dentro y como la casa empieza a apoderarse de ella de alguna manera. Y el set,  realmente era maravilloso, el trabajo de la producción fue increíble. En el libro la casa es toda blanca, mucho más simple. En cambio para la serie trabajaron con estos tonos de gris, con estos espacios que dejaban entrar la luz de cierta forma. Hay una gran personalidad en esa casa que se refleja tanto en Jane como en Emma.

David, tu personaje contiene una oscuridad que poco a poco se va revelando, y que proviene también de un gran trauma como con los que lidian Emma y Jane, ¿cómo te preparaste para este papel?

David: Tengo un muy buen amigo que es un gran arquitecto, y creo que él fue una de mis principales ayudas para este rol. Hablamos un poco sobre esta especie de complejo de Dios que tienen muchos arquitectos, a causa de lo exigente y demandante que es su trabajo. De saber que no pueden cometer ningún error porque sus creaciones contendrán vida. Fue realmente interesante explorar este aspecto, entender la presión por la que pasan quienes hacen este tipo de trabajos y canalizarlo hacia un personaje que está desesperado por recuperar algo que es imposible recuperar, y que piensa que controlando esa creación que construyó, podrá hacerlo. 

Ben, tu personaje, Simon, tiene dificultades para lidiar con el trauma de Emma y ayudarla a superarlo y termina alejándose a causa de esto, ¿cuál es tu lectura de esta actitud de quien se supone debía ser el apoyo de la protagonista?

Creo que Simon siempre hace que todo se trate sobre él. El realmente quiere ayudar a Emma, pero al final del día el problema es que se siente mal por no haber estado cuando todo pasó, de frenar al ladrón, de frenar a este otro hombre. Tiene esta masculinidad tóxica de pensar que él debería haberla salvado, que esa es su responsabilidad, su tarea como hombre. Así que para construirlo, accedí a todas esas ideas preconcebidas que pienso que poco a poco hemos abandonado, pero con las que crecimos sobre cómo son los roles del hombre y la mujer.

La Cosa ahora es digital e interactiva para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís haciendo click acá y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Escritora, community manager y entrevistadora. Fan de Superman, team DC, puede hablar a base de frases de Friends o Los Simpson.