sábado, febrero 16, 2019
alita_dsk
venganza_dsk

¡Estamos en el futuro! Hace algunos años nos volvíamos locos viendo todo lo que había adivinado –y lo que no- Volver al Futuro (Back to the Future) sobre 2015, pero 2019 fue el escenario de muchas más películas, sobre todo de ciencia ficción, y vamos a ver qué nos espera este año, si nos basamos en estas historias.

Blade Runner (1982)

Según lo que vimos en el film de Ridley Scott -y posteriormente en la secuela de Dennis Villeneuve-, el 2019 que nos espera tiene muchísimo neón por todos lados. Eso no dista tanto de nuestro presente en ciudades como Nueva York o Tokyo, aunque ya los hologramas 3D que nos venden productos son un poco mucho. De hecho, Volver al Futuro hizo algo similar con el tiburón 3D, no sabemos qué obsesión tendrán con eso…

Otro de los elementos importantes de la película son los replicantes, estos androides idénticos a los humanos que terminaron rebelándose contra nosotros. Lamentablemente, aunque la robótica avanza a pasos agigantados, no llegamos a tanto. Y mucho menos a tener colonias en otras partes de la Vía Láctea, pero no nos sorprendería que algo de eso cambie para fin de año. La sobrepoblación no parece ser un problema tan grande en todo el mundo, al menos por ahora.

Lo que sí, en Blade Runner tenemos muchos autos voladores, como en la mayoría de las películas futuristas, pero todavía no está pasando.

Akira (1988)

Otra historia de ciencia ficción, aunque un poco más retorcida. Para llegar al 2019 que plantea esta película, hay que pasar por una Tercera Guerra Mundial que destruye gran territorio y fuerza a la creación de la ciudad conocida como Neo Tokyo. Por suerte, eso no pasó en nuestra realidad.

La película –y el manga original de Katsuhiro Otomo– también nos muestra a unos extraños seres con poderes. Podríamos decir que los mutantes todavía no existen en nuestro 2019, pero nuestra mente conspiranoica no nos deja confirmar eso al 100%. Al igual que en Blade Runner, tenemos hologramas gigantes y mucho neón en las calles con el objetivo de vendernos todo.

Por otro lado, en lo que respecta a los vehículos, todavía no vimos una moto como la de Kaneda, pero incluso en el film era algo bastante único. El contexto político, la revolución armada y otras cuestiones similares no parecen estar sucediendo en Japón en este momento, pero son situaciones que se dan en la historia del mundo en cualquier momento, sin discriminar.

Daybreakers (2009)

La película protagonizada por Ethan Hawke nos presenta un 2019 apocalíptico en el que una epidemia convirtió a la mayoría de la humanidad en vampiros. Los humanos que quedan son cazados para ser estudiados en laboratorios, ya sea para desarrollar un substituto de la sangre o directamente alimentarse de ellos.

Por suerte, todavía no nos tocó vivir ninguna plaga zombie o vampírica, pero año a año surge un virus del que no teníamos ni idea y que pasa a ser nuestra mayor preocupación. Mientras a ninguno lo llamen T-Virus, estamos bien.

The Island (2005)

Una de las tantas películas de Michael Bay nos presenta un 2019 en el que los ricos tienen sus propios clones encerrados en una gran corporación, en caso de que necesiten trasplante de órganos, un vientre o algo similar.

Podríamos decir que nuestro 2019 no se parece mucho a ese, pero la verdad es que todavía no llegó el Ewan McGregor que nos demuestre lo contrario y revele una enorme conspiración. Lo esperamos con muchas ganas y explosiones.

The Running Man (1987)

Una de las películas más olvidadas de Arnold Schwarzenegger nos muestra que USA se volvió un Estado totalitario en contra de la cultura y las cosas lindas de la vida. Además, entretiene a su población con nuevos reality shows que usan a convictos como víctimas de macabros juegos.

Gente viviendo en USA diría que la primera etapa de esta realidad ya está sucediendo, pero estamos lejos de ver asesinatos y ejecuciones en TV, como también plantean otras películas del estilo. Así y todo, los límites se desdibujan cada vez más.

The Road (2009)

Nuestro Viggo Mortensen protagonizó la adaptación de un libro que nos lleva a un 2019 en el que todo es un desierto apocalíptico. Los recursos escasean, la gente también, y un padre debe sobrevivir en ese día a día con su hijo.

La historia es desoladora, aunque el contexto no es tan ajeno para aquellos acostumbrados a las ficciones post-apocalípticas. Nos encantaría decir que estamos muy lejos de The Road, pero la verdad es que el año recién empieza y no queremos cantar victoria todavía.

 

Geostorm (2017) también transcurre en 2019, pero no nos vamos a poner a hablar de eso…

Redactor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.