miércoles, mayo 22, 2024

Puede que sumarse a la gran franquicia de Marvel Studios sea un sueño para muchos directores, pero para otros es un tema complicado.

Ya te contamos sobre algunos actores y actrices que decidieron decirle que no al Universo Cinematográfico de Marvel (MCU). Pero, ¿qué pasa con esos realizadores que se alejaron de la franquicia debido a sus “diferencias creativas” con la Casa de las Ideas? 

La frase, tan famosa en los pasillos de Hollywood, es la manera más diplomática que encontró la industria para justificar cuando el director y el estudio no van de la mano, ya sea por cuestiones monetarias o cuando la libertad creativa se pone en jaque. Las razones son variadas, pero siempre suele haber algún tipo de conflicto escondido. Un desplante que, a veces, se agradece, y otras tantas nos deja el interrogante de ¿cómo hubiera sido si tal o cual cineasta se hacía cargo de esa película?

Patty Jenkins – Thor: Un Mundo Oscuro

Cuando Kenneth Branagh abandonó la secuela de Thor (2011) –según dicen, porque no podía ajustarse a los tiempos de rodaje que le exigía el estudio–, entre los nombres que se barajaron para su reemplazo estaban Brian Kirk y Patty Jenkins, una recomendación personal de Natalie Portman que fue muy bien recibida por todos los miembros del elenco. 

Un par de meses después de la confirmación, Jenkins se alejó de la filmación alegando “diferencias creativas” con los productores, algo que puso de bastante mal humor a la intérprete de Jane Foster quien, de no haber sido por sus compromisos contractuales, hubiese dado el portazo junto a la realizadora. 

Finalmente, la dirección quedó en manos de Alan Taylor; Patty entendió que este no era el proyecto adecuado para ella y cambió su propio destino cuando se puso al frente de Mujer Maravilla (Wonder Woman, 2017).

Marvel Studios: Patty Jenkins
WB

Edgar Wright – Ant-Man 

Después de trabajar durante casi una década en el proyecto, a mediados de 2013 Edgar Wright se apartó de la producción de Ant-Man: El Hombre Hormiga (Ant-Man, 2015). El director alegó “diferencias creativas”, pero lo cierto es que venía invirtiendo en el personaje desde el año 2006, junto al guionista Joe Cornish.

Para mediados de 2012, el realizador inglés tenía un guion bien aceitado, ya había realizado varias pruebas de cámara (hasta se mostraron en Comic-Con) y estaba listo para comenzar la preproducción, pero todo se vino a pique. 

Todavía no se saben las causas (o de qué se trataba su historia) y, a pesar de que el estudio decidió borrar todo rastro del guion de Wright cuando sumó a Adam McKay y Peyton Reed, entre los títulos de la cinta lo destacan como escritor y productor ejecutivo. “Quería hacer una película de Marvel, pero no creo que ellos quisieran realmente hacer una película de Edgar Wright”, así lo resumió él, y no dudamos de su palabra. 

Drew Goddard – Spider-Man: De Regreso a Casa 

Drew Goddard nos regaló maravillas como La Cabaña del Terror (The Cabin in the Woods, 2012) y el Daredevil de Netflix. El realizador estaba listo para saltar a la pantalla grande superheroica de la mano del spin-off centrado en Sinister Six, pero justo llegó la debacle de Sony y la mudanza de los derechos de Spidey a los pagos de Disney/Marvel. 

La compañía del ratón nunca le cerró las puertas, pero Drew ya había invertido demasiado tiempo y neuronas en el grupo de villanos y no tenía el entusiasmo a flor de piel para plantear una nueva historia protagonizada por el arácnido, una vez que Marc Webb quedó afuera de la ecuación del estudio. Desde entonces, Goddard dejó atrás la serie del justiciero de Hell’s Kitchen y se anotó para la nueva aventura cinematográfica de X-Force… que tampoco se concretó. 

Fede Álvarez – Doctor Strange 

Al realizador uruguayo todavía le falta dar el salto definitivo en el terreno superheroico, algo que casi ocurre con el Hechicero Supremo interpretado por Benedict Cumberbatch. Parece que después del suceso de Posesión Infernal (Evil Dead, 2013), Álvarez llamó la atención de los ejecutivos de Marvel, siempre a la pesca de talentos que puedan aportar algo valioso a su ya más que exitoso universo interconectado. 

Pero al charrúa no le interesó mucho esto de sumarse a un proyecto donde el estudio tiene todo medio cocinado (estilo, colores, humor, forma de rodaje) y hay poco espacio para la libertad creativa del realizador de turno. Así lo sintió Fede en su momento, y dejó la puerta abierta para Scott Derrickson, curiosamente, otro director venido del terror independiente. 

NUNCA DIGAS NUNCA: 5 ACTORES QUE LE DIJERON “NO» A MARVEL STUDIOS

Marvel Studios: Fede Álvarez
FilmDistrict

F. Gary Gray – Capitán América y el Soldado del Invierno

Antes de que los hermanos Anthony y Joe Russo se adueñaran del universo cinemático de Marvel, empezando por Capitán América y el Soldado del Invierno (Captain America: The Winter Soldier, 2014), otros nombres sonaron fuerte para hacerse cargo de la secuela protagonizada por Steve Rogers. 

Entre ellos, F. Gary Gray, un veterano del cine de acción y los videos musicales que prefirió declinar la oferta para dedicarse de lleno a Letras Explícitas (Straight Outta Compton, 2015). Gray la rompió con la biografía musical de NWA (Niggz Wit Attitudes) y más tarde se sumó a la franquicia de Rápidos y Furiosos; mientras tanto, los Russo se ocuparon del Capi y gran parte del futuro de la saga más taquillera de todos los tiempos.

Marvel, Star Wars y todos los clásicos de tu infancia te esperan en un solo lugar. ¡Suscribite ahora Disney Plus haciendo click acá!

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.