lunes, mayo 20, 2024

A casi un mes del estreno combinado de Barbie (2023) y Oppenheimer (2023), Barbenheimer recaudados unos $1.870 millones de dólares a nivel mundial, rompiendo varios récords en el camino. El fenómeno Barbenheimer todavía tiene un largo trecho por recorrer en la taquilla y la temporada de premios, pero ¿qué les depara el futuro a los responsables de estos sucesos cinematográficos?

Un suceso que Warner no pudo anticipar 

Antes del estreno de Barbie, Warner Bros. Discovery no estaba atravesando su mejor año en los cines. Tras el fracaso de Flash (The Flash) y ¡Shazam! La Furia de los Dioses (Shazam! Fury of the Gods), el estudio le apostó todo a la comedia fantástica dirigida por Greta Gerwig, seguramente, sin sopesar la magnitud que tendría la película protagonizada por Margot Robbie. Los números ya eran auspiciosos antes del estreno, pero todos los pronósticos se quedaron cortos al momento de las predicciones taquilleras.      

Si bien, todavía no hay una secuela confirmada, el éxito (casi) nos garantiza que este no será nuestro último viaje a Barbieland… ni al universo de Mattel, que ya imagina una gran franquicia cinematográfica basada en sus propiedades más lucrativas.

En este contexto, es muy probable que los ejecutivos de los estudios aprendan las peores lecciones del Barbenheimer, intentando replicar no solo el fenómeno pop, sino el suceso de ambas películas, cuando la conclusión es mucho más simple: confiar en la visión del autor e invertir en producciones originales que atraigan a un público abierto a lo diferente y un tanto cansado de las secuelas poco inspiradas y los universos compartidos.

Greta Gerwig y Ryan Gosling en Barbie, la parte más brillante de Barbenheimer.
Warner Bros. Pictures

Pero WB también atraviesa otra disyuntiva en cuanto a su nueva gallina de los huevos de oro, y aunque Robbie (una de las productoras de la película) está bien vinculada con el estudio centenario, Gerwig ya tiene un contrato (¿millonario?) asegurado con la N roja. Antes del lanzamiento de Barbie, la plataforma de streaming se apresuró a conquistar a la realizadora y sumarla a sus filas con una oferta imposible de rechazar: Greta tendrá a su cargo la adaptación de –al menos– dos cintas basadas en la serie literaria Las Crónicas de Narnia de C.S. Lewis, que llegarán a la grilla de Netflix en un futuro no tan lejano. 

Este compromiso, sin dudas, la va a mantener bastante ocupada por un par de años antes de poder retomar la historia de Barbie y Ken. Pero eso no es todo, ya que Gerwig figura como guionista de Blancanieves (Snow White, 2024), la nueva versión live action de Disney protagonizada por Rachel Zegler y Gal Gadot. ¿Podemos decir que a Warner se le escapó el tren? 

Con Barbie, Greta Gerwig se convirtió en la directora más taquillera, un título que le abre la puerta a muchas de esas oportunidades reservadas para sus compañeros masculinos. El futuro nos dirá cómo aprovecha y capitaliza este gran momento, más si tenemos en cuenta sus deseos de abandonar el plano fílmico más independiente para jugar en las grandes ligas de los estudios de Hollywood. 

Cuando el director es la estrella

En la otra vereda del Barbenheimer se ubica Christopher Nolan y su thriller biográfico de tres horas de duración, de camino a convertirse en la cuarta (tal vez, la tercera) película más taquillera del año a nivel mundial, superando las recaudaciones de Flash, Indiana Jones y el Dial del Destino, Misión: Imposible 7, Ant-Man and the Wasp: Quantumania, Spider-Man: A través del Spider-Verso y Rápidos y Furiosos X. Otro hit que pocos pudieron anticipar, aunque no nos extraña tanto sabiendo de dónde viene.

Si algo demostró Nolan en los últimos 15 años, es que es uno de los pocos realizadores que puede asegurar cierto éxito con solo ver su nombre en los títulos, un suceso que vuelve a repetirse con Oppenheimer, calificada como una de las mejores películas de su filmografía. ¿Qué significa este nuevo hito para su carrera? De entrada, una reafirmación de su poder como cineasta y la confirmación de que Chris en una “propiedad intelectual” en sí mismo. O sea, por ahora, Nolan no necesita franquicias para triunfar: haga lo que haga, el público parece dispuesto a sumar su apoyo. 

Incluso el “fracaso” de Tenet (2020), estrenada en el peor momento de la pandemia, hoy se percibe con otros ojos –logró recaudar $365 millones de dólares cuando la mayoría de los cines seguían cerrados–, dejando abierto el interrogante de ¿qué cifra hubiera alcanzado en condiciones normales? Lo que pasó, pasó, pero las circunstancias que rodearon el lanzamiento de la aventura sci-fi protagonizada por John David Washington fue uno de los detonantes para que el realizador cortara los lazos con Warner Bros., una exitosa relación de casi dos décadas con el estudio que lo ayudó a llegar a la cima. 

GODZILLA EXPANDE SU UNIVERSO CON MONARCH: LEGACY OF MONSTERS

Christopher Nolan y Cillian Murphy en Oppenheimer, la parte más explosiva de Barbenheimer.
Universal Pictures

Nolan encontró en Universal Pictures a sus nuevos aliados cinematográficos, posiblemente, los mismos que vuelvan a cortejarlo (accediendo a cumplir con cada una de sus condiciones) al momento de pergeñar su próximo proyecto. ¿Cuál? Nadie sabe, ya que el cineasta aseguró que no se pondrá a escribir hasta que finalice la huelga de guionistas en Hollywood. Una estrategia que no sorprende, porque sabemos que Chris suele planear una película a la vez… y tomarse su tiempo para llevarla a la pantalla grande. Si tenemos que especular, no volveremos a ver uno de sus títulos hasta mediados de 2026.  

James Bond, ¿es una posibilidad? En el caso hipotético de que Oppenheimer no hubiese cumplido con las expectativas de la crítica y el público, sumando el primer fracaso real a su carrera, Nolan (tal vez) se hubiese sentido obligado a acercarse a un tipo de material más comercial, concretando, de paso, su sueño de adaptar alguna de las historias del 007. Las chances de que esto ocurra a futuro –cercano o lejano– no están descartadas, pero como ya dijimos: ¿quién necesita una franquicia cuando puede convertir una biopic de 180 minutos sin escenas de acción en una de las películas más taquilleras de la historia?

La Cosa ahora es digital para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís en nuestra tienda y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.