domingo, julio 21, 2024

Terminaron las huelgas de actores y escritores, pero ya casi se termina también el año, y puede que el saldo final para Disney no sea tan positivo.

Es imposible (y un poco injusto) comparar la taquilla cinematográfica de 2019 y la de 2023, post-pandemia y huelgas varias en Hollywood. Pero el año que nos va dejando mostró una leve mejoría para la industria –contrastado con años anteriores–, impulsada por las ganas de los espectadores de volver a las salas de cine, demostrando que la experiencia fílmica está lejos de morir a manos del streaming… o lo que sea.       

A pesar de los números mayoritariamente positivos, un estudio está lejos de cantar victoria. Pero volvamos por un momento al balance de 2019, cuando la Casa del Ratón dominó por completo la taquilla a nivel mundial, con siete de las diez películas del top 10 anual, todas ellas superando los mil millones de dólares en recaudación. Un hito imposible de igualar, mucho menos de superar por cualquier otra compañía, más cuando tenemos en cuenta que bajo el paraguas del ratón se agrupan los éxitos animados, las versiones live action de esos éxitos animados y las aventuras de Marvel y Star Wars. 

Con Avengers: Endgame, El Rey León (The Lion King) y Frozen II ocupando el podio, Disney cerró el 2019 como el campeón indiscutido; dominando no solo la taquilla, sino la conversación. Desde entonces, la compañía comenzó a revisar su modelo de negocios, dándoles prioridad a sus franquicias más exitosas y al lanzamiento de su propia plataforma de streaming (Disney+): explotando al máximo sus propiedades intelectuales y la nostalgia que las conecta con sus ávidos consumidores. 

Disney - Avengers: Endgame
Marvel Studios

Disney y su llegada al streaming

En el camino, y en medio de la pandemia, muchas de sus producciones –por ejemplo, las historias más originales de Pixar– se convirtieron en lanzamientos exclusivos del on demand, esquivando las salas de cine en favor de acaparar nuevos suscriptores (y elevar el valor de las acciones en la bolsa), sin darse cuenta que, de esa manera, acostumbraron a sus usuarios a esperar los próximos estrenos directamente en la plataforma. Así podría explicarse, en parte, la baja performance de Encanto (2021),  Lightyear (2022) o Un Mundo Extraño (Strange World, 2022), pero no el caótico panorama actual. ¿O sí?

Flashforward a 2023. A menos de dos meses de terminar el año, a Disney todavía le quedan un par de ‘estrenos fuertes’ y algunas películas más chicas (aunque muy oscarizables), pero todo parece indicar que el balance de la taquilla será bastante decepcionante, por no decir preocupante. Con The Marvels recién llegada a los cines y Wish: El Poder de los Deseos (Wish) pautada para el próximo 22 de noviembre en Estados Unidos, la compañía busca meter un par de hits a último momento, y así poder balancear con algunos fracasos resonantes.  

Si miramos el top 10 mundial hasta la fecha, la película de Disney más taquillera del año recién se ubica en el puesto #4, y es muy probable que esta situación no vaya a cambiar. Guardianes de la Galaxia Vol. 3 (Guardians of the Galaxy Vol. 3) y sus $846 millones de dólares acumulados quedarán como los grandes vencedores, aunque la distinción tenga gusto a poco comparado con el irrepetible 2019 o, incluso, el 2022, donde el estudio se destacó con éxitos como Avatar: El Camino del Agua (Avatar: The Way of Water), Doctor Strange en el Multiverso de la Locura (Doctor Strange in the Multiverse of Madness), Pantera Negra: Wakanda por Siempre (Black Panther: Wakanda Forever) y Thor: Amor y Trueno (Thor: Love and Thunder), que a pesar de las críticas mezcladas logró recaudar más de $760 millones. 

Elemental Pixar
Disney

A no confundirse, Disney sigue dominando la taquilla (y la conversación) global, y en un año complicado para la promoción debido a las huelgas, pudo colarse en el ranking con cuatro de sus estrenos. Eso sí, los números acumulados de La Sirenita (The Little Mermaid), Elementos (Elemental) y Ant-Man and the Wasp: Quantumania apenas cubren los gastos de producción y suman algo de ganancia para no quedar en rojo. No es el caso de fracasos como Indiana Jones y el Dial del Destino (Indiana Jones and the Dial of Destiny) o Mansión Embrujada (Haunted Mansion), cuyos exorbitantes presupuestos y la falta de interés de los espectadores les jugaron en contra. A veces, la nostalgia no es suficiente. 

MILLIE BOBBY BROWN LUCHA CONTRA UN DRAGÓN EN DAMSEL

¿El ocaso de los superhéroes?

Fatiga superheroica o no, 2023 quedará en la historia (¿?) como el año en el que el público le dio la espalda a sus héroes. Más allá de los guardianes y Spider-Man: A Través del Spider-Verso (Spider-Man: Across the Spider-Verse), ninguno de los lanzamiento de Marvel o DC logró colmar las expectativas, ni siquiera de los fans más acérrimos. The Marvels ya anticipa uno de los peores fines de semana de estreno para su universo compartido –alrededor de $50 millones– y Aquaman y el Reino Perdido (Aquaman and the Lost Kingdom) tampoco augura una recaudación multimillonaria como su antecesora. 

Vamos a dejar de lado los problemas de DC y concentrarnos en una marca que no venía tan dañada como la de WB, aunque el 2023 parece ser el punto de quiebre para muchas franquicias que se durmieron en los laureles y el suceso de sus fórmulas repetidas. Esta vez, el público no respondió positivamente al aluvión de efectos especiales de dudosa calidad, personajes poco desarrollados e historias inconclusas que solo funcionan pensando en ese relato más grande y expandido conocido como MCU (Universo Cinematográfico de Marvel). 

Disney - Indiana Jones
Lucasfilm

La promesa de lo que vendrá a futuro tomó más relevancia que la narración en sí, y tampoco ayudaron la falta de riesgo o la conexión con sucesos de las series de Disney+ que, seamos sinceros, solo miran los fanáticos. Kevin Feige y sus colaboradores parecen haber olvidado que el éxito del MCU se construyó a lo largo de una década de minuciosa planificación, y a pesar de algunos eslabones débiles, cada entrega supo cumplir con su objetivo, avanzando en la mega historia o delineando esos personajes en los que el público invirtió emocionalmente desde 2008.

Seguramente, el combo de los presupuestos desmedidos y las recaudaciones decepcionantes obligaran a la compañía a repensar su plan de acción para los futuros proyectos, sea Marvel, Star Wars o alguna otra PI. No se puede culpar de todo a la pandemia, las huelgas o los boicots de los haters (algo que no existe), pero sí volver a centrarse en las historias que se quieren contar, en lo posible, sumando una cuota de originalidad.

Marvel, Star Wars y todos los clásicos de tu infancia te esperan en un solo lugar. ¡Suscribite ahora Disney Plus haciendo click acá!

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.