lunes, mayo 20, 2024

A pesar de las huelgas en Hollywood, 2023 demostró –y sigue demostrando– ser un gran año para el séptimo arte y los estrenos que llegaron a las pantallas alrededor del mundo. Tras la pandemia y la proliferación del streaming, el público manifestó que vale la pena volver a las salas, pero se puso bastante “exquisito” al momento de elegir sus películas favoritas. Podemos decir que este no fue un gran año para las secuelas ni las franquicias mega explotadas, tampoco para los superhéroes; y a diferencia de años anteriores, por primera vez desde 2001, ninguna de las producciones que conforman el top 3 más taquillero a nivel global son continuaciones de proyectos previos o parte de un universo compartido. 

A simple vista, este no parece ser un gran logro, pero lo es para los estándares actuales de una industria que todavía se está recuperando de la crisis, demasiado dependiente de la explotación de sus propiedades intelectuales al momento de las grandes recaudaciones. Como ejemplo, alcanza darle un vistazo al top 10 de las películas más taquilleras del mundo en 2022, de las cuales nueve son secuelas, incluida la producción china Water Gate Bridge (Chang jin hu zhi shui men qiao, 2022). La ‘excepción’ de este conjunto es Batman (The Batman, 2022) de Matt Reeves, una de las cuatro aventuras superheroicas que forman parte del mismo ranking. 

Esto no significa que el 2023 explote en originalidad, pero la baja performance de películas como La Sirenita (The Little Mermaid), Misión Imposible: Sentencia Mortal – Parte 1 (Mission: Impossible—Dead Reckoning Part One), Ant-Man and the Wasp: Quantumania, Transformers: El Despertar de las Bestias (Transformers: Rise of the Beasts), Indiana Jones y el Dial del Destino (Indiana Jones and the Dial of Destiny) y Flash (The Flash) dejan en claro que los espectadores ya no se conforman con cualquier historia. 

Super Mario Bros una de las sorpresas de Hollywood en 2023.
Illumination

Si The Marvels, Aquaman and the Lost Kingdom, Wonka o algún otro estreno de lo que queda de 2023 no modifica las cosas, el podio mundial quedará en las manos de Barbie (+$1.381 millones), Super Mario Bros.: La Película (+$1.360 millones) y Oppenheimer (+$853 millones); tres cintas para públicos muy diferentes, basadas en materiales preexistentes, sí, pero originales a su manera. 

En 2001, el mismo top quedó conformado por Harry Potter y la Piedra Filosofal (Harry Potter and the Sorcerer’s Stone), El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo (The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring) y Monsters, Inc., dos adaptaciones literarias y la cuarta película de Pixar, las que se convertirían en exitosísimas sagas cinematográficas. Desde entonces, estas continuaciones, los superhéroes de Marvel y DC, las versiones live action de Disney, el universo de Star Wars y otras franquicias establecidas como Jurassic Park vienen conquistando los puestos más altos de la taquilla, dejando poco lugar para las ideas novedosas. La única anomalía, firme en la cima, sigue siendo Avatar (2009)… aunque esta originalidad también duró poco. 

Más de dos décadas de secuelas, precuelas, universos compartidos y demás terminaron por desgastar al público que, en 2023, optó por aquello diferente que ofrecían las marquesinas. Super Mario Bros.: La Película se corrió de la típica adaptación del videojuego y pegó fuerte en la nostalgia de los gamers pero, sobre todo, triunfó en el segmento infantil/familiar, llenado ese vacío propiciado por la pandemia y los estudios como Disney/Pixar que decidieron enviar sus estrenos directamente al streaming. Esta falta de opciones “para chicos” propulsó los números de Mario y Luigi hasta la cima en el primer cuatrimestre del año, una cifra récord solo superada por el live action de la muñeca más famosa. 

GODZILLA MINUS ONE PRESENTA A JAPÓN DEVASTADO

Oppenheimer supera todas las expectativas de Hollywood en 2023.

De la mano de Greta Gerwig y Margot Robbie, Barbie se convirtió en todo un fenómeno pop, además de la película más taquillera del año, tanto en Estados Unidos como a nivel global. La visión de la realizadora conquistó a todo tipo de espectadores, que corrieron a las salas vistiendo sus mejores galas de color rosa. El tándem Barbenheimer fue la verdadera estrella del verano boreal, retroalimentando el marketing de ambas películas, aunque ambas ostentan sus propios méritos. Si Barbie fue un éxito –no tan inesperado, al fin y al cabo se basa en una de las IPs más reconocidas del planeta– que sobrepasó todas las expectativas, Oppenheimer es la prueba irrefutable del poder de Christopher Nolan en la taquilla: uno de los pocos directores que logra llenar las salas sin importar la naturaleza del proyecto. 

El éxito de este drama biográfico centrado en la figura de J. Robert Oppenheimer es un testimonio de que los espectadores pueden disfrutar de todo tipo de historias cuando están bien contadas, más allá de su duración (¿alguien dijo tres horas?) o falta de acción y efectos especiales. Un rayito de esperanza para lo que queda del año, y estrenos más “adultos” como Killers of the Flower Moon, Napoleon o Pobres Criaturas (Poor Things).

La Cosa ahora es digital para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís en nuestra tienda y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.