domingo, julio 21, 2024

El SAG (Sindicato de Actores de Cine) podría ser el próximo sindicato en decretar una huelga en Hollywood, y te contamos las consecuencias.

Hace unos meses te contamos en profundidad los detalles de la huelga del Sindicato de Guionistas de Estados Unidos (Writers Guild of America). Un reclamo que está cerca de cumplir los 60 días, y que ya impactó en muchas de las producciones más esperadas del cine y la televisión norteamericana.

Las negociaciones de contratos con la AMPTP (Alianza de Productores de Películas y Televisión) –que representa a los principales estudios de Hollywood, incluidos Netflix, Amazon, Apple, Disney, Warner-Discovery, NBC Universal, Paramount y Sony– siguen su curso, pero no parecen llegar a un acuerdo que contente a ambas partes. 

Desde entonces, otros sindicatos de la industria comenzaron sus propias negociaciones, y aunque existe cierta solidaridad y apoyo entre los gremios, al final del día, cada uno va a velar por sus propias necesidades.

A principios de mes, el Sindicato de Directores de Estados Unidos (DGA) decidió aceptar un nuevo acuerdo con la AMPTP, contrato que fue ratificado un par de semanas después por un 87% de votos a favor, entre 6.728 miembros (un 41% del total elegible). Aunque hubo un %13 que se opuso, “el nivel de participación superó cualquier voto de ratificación anterior de la DGA”, según declaró el comité de negociadores, liderado por Jon Avnet.

“Hemos concluido un acuerdo verdaderamente histórico. Proporciona mejoras significativas para cada director, asistente de dirección, manager de producción de unidad, director asociado y director de escena en nuestro gremio. En estas negociaciones logramos avances en salarios, residuales de transmisión, seguridad, derechos creativos y diversidad, además de asegurar protecciones esenciales para nuestros miembros en nuevos temas clave como la inteligencia artificial, asegurando que los miembros de la DGA no sean reemplazados por avances tecnológicos”, declaró Avnet.

DGA, sindicato de directores de Hollywood.

Para muchos, un acuerdo “histórico”, para otros, no tanto. Pero los problemas de la industria no terminan ahí, ya que el próximo 30 de junio también vencen los contratos del Sindicato de Actores de Cine – Federación Estadounidense de Artistas de Radio y Televisión (SAG-AFTRA), que representa a más de 160.000 actores, actrices, locutores, artistas de doblaje, periodistas, bailarines y otros profesionales de los medios de comunicación. 

Los actores de Hollywood unidos

Aunque el SAG-AFTRA se formó recién en 2012, a partir de la fusión del Screen Actors Guild y la American Federation of Television and Radio Artists, los actores tienen una larga trayectoria reclamando por sus derechos desde 1948, cuando la inminente huelga se evitó a último momento con un nuevo contrato colectivo de trabajo que aseguraba, entre otras cosas, mejores negociaciones para las películas enviadas directamente a la televisión y el hecho de que los productores no podrían demandar a un actor por incumplimiento de contrato si iban a la huelga. 

En marzo de 1960 se produjo la primera gran huelga en la historia de Hollywood, donde el SAG se plantó ante los siete estudios principales, demandando mejores porcentajes de ganancias, más un fondo de pensión y bienestar. En 1978, los miembros del SAG se declararon en huelga por cuarta vez en sus 45 años de trayectoria, y esta vez reclamaron junto a sus compañeros de AFTRA: las principales demandas giraron en torno a la filmación de comerciales, un reclamo que volvió a ser el centro de la huelga de 2000. 

TWILIGHT: CATHERINE HARDWICKE ROMPE EL SILENCIO SOBRE EL REBOOT TELEVISIVO

¿Se viene otra huelga?

Con la fecha de vencimiento para las negociaciones justo a la vuelta de la esquina –aunque algunos reportes indicaron que el plazo podría extenderse un par de semanas–, un grupo de más de 400 actores envió una carta interna a los líderes del SAG-AFTRA para que no se conformen con poco y adopten una postura más firme contra los estudios al momento de llegar a un acuerdo beneficioso.

Huelgas en Hollywood.
Variety

En la carta, firmada por Meryl Streep, Rami Malek, Jennifer Lawrence, Ben Stiller, Neil Patrick Harris, Laura Linney, Glenn Close, Julia Louis-Dreyfus, John Slattery, Amy Poehler, Quinta Brunson, Elliot Page, Liam Neeson, Emmy Rossum, Amy Schumer, Constance Wu, Billy Eichner, Paul Walter Hauser y Natasha Lyonne, entre otros, se lee:

“Este no es un momento para encontrarse en el medio, y no es una exageración decir que los ojos de la historia están puestos en todos nosotros. Le pedimos que presionen por todos los cambios que necesitamos y las protecciones que merecemos, y que hagan historia al hacerlo. Si no pueden conseguirlo, les pedimos que usen el poder que les otorgamos nosotros, los miembros, y se unan a la WGA en la protesta. Para nuestra unión y su futuro, este es nuestro momento. Esperamos que, en nuestro nombre, tomen el momento y no pierdan la oportunidad”.

Si el acuerdo no se concreta antes del 30 de junio, los actores podrían ir a la huelga inmediatamente. ¿Qué significa esto? No más presentaciones públicas ni alfombras rojas, ruedas de prensa, entrevistas en la TV o entregas de premios, solo para nombrar el impacto que puede tener la protesta en la promoción de cualquier tipo de proyecto, incluso en la taquilla de los próximos estrenos.

Como ejemplo, durante la huelga del SAG en 1980, el sindicato se unió a los artistas de televisión para pedir un boicot exitoso contra los premios Emmy de ese año. Powers Boothe –que recibió el galardón por la miniserie Guyana Tragedy: The Story of Jim Jones (1980) – fue el único de los 52 actores nominados que asistió: “Este es el momento más valiente de mi carrera o el más tonto”, declaró durante su discurso de aceptación. 

Fran Drescher, presidenta del sindicato, y Duncan Crabtree-Ireland, el jefe negociador, aseguraron durante el fin de semana pasado que las conversaciones habían sido “extremadamente productivas”. Lo cierto es que las dos partes siguen en desacuerdo en muchos puntos clave de la agenda, lo que propició la respuesta de los miembros de un sindicato que suele ser el más conflictivo y divisivo entre los gremios creativos de la meca del cine.

La Cosa ahora es digital para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís en nuestra tienda y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.