domingo, septiembre 19, 2021

Stillwater es el nombre del nuevo proyecto de Matt Damon, un drama inspirado en el caso de Amanda Knox que tuvo una cálida recepción por parte de la crítica norteamericana en el Festival de Cannes. Damon está paseando por podcasts y late nights promocionando la película, pero sus apariciones no se parecen en nada a las típicas entrevistas enlatadas de una estrella de Hollywood. En los últimos días habló sin tapujos de sus proyectos pasados y reveló detalles sobre El Último Duelo, la película de Ridley Scott que estrena a finales de este año.

El comentario que levantó más titulares tuvo que ver con La Gran Muralla, la película de 2016 que Damon filmó en China junto al aclamado director Zhang Yimou. A pesar del enorme presupuesto y el nivel del equipo de producción, fue un fracaso de público y crítica que suele aparecer en las listas de las peores películas, tanto del actor como del director.

Hasta en el póster se lo ve incómodo.

En el podcast WTF de Marc Maron (esencial para los que amen las entrevistas cándidas y directas) Damon admite que supo desde el principio que la película iba a ser malísima. El actor contó una situación incómoda que vivió cuando vio a los productores presionar a Yimou para sacrificar su visión en busca de algo más popular: “En ese momento me dí cuenta de que así es como ocurren los desastres. Esa es la definición de ser un actor profesional. Saber que estás en un bodrio, que te quedan cuatro meses, y hacerlo igual. Es la peor sensación para un creativo y espero que no me vuelva a pasar.

En el mismo podcast Damon habló de Los Infiltrados (2006), la película de Martin Scorsese en la que él es un policía corrupto que tiene lazos con Francis Costello, el mafioso que interpreta Jack Nicholson. Damon revela que Nicholson tenía sugerencias brutales para modificar el argumento de la película y hacer a su personaje todavía más oscuro.

Uno de los últimos grandes roles del casi retirado Jack Nicholson

Refiriéndose a una escena en la que Francis ejecuta a una mujer, cuenta: “(Nicholson) sugirió: ‘Mantenemos esta misma toma, mi idea no va a costar más ni tomar más tiempo. Sigo el guión, le disparo en la nuca y se cae. Podrías terminar la escena ahí, pero si seguís rodando, me doy vuelta hacia Ray (Winstone) y le digo: ‘Che, cayó medio raro’. Ahora, esa es una línea muy siniestra. Sugiere que he hecho esto antes. Que sé que hay una manera de que la gente se cae.

No es mala idea (¡Scorsese la incorporó en la peli!) pero Nicholson siguó: “Podrías terminar la escena ahí, pero si movés la cámara, Ray revela un hacha que sostiene a su espalda. La va a cortar en pedazos. Así que Ray empieza a dar un paso adelante…” ¿y ahí termina? Nah: “Ahora podrías terminar la escena ahí, pero si dejas la cámara rodando, digo: ‘Espera, creo que quiero acostarme con ella otra vez’. Esa es una línea muy siniestra.” No, no termina, Damon (que para este momento se está matando de risa) cuenta que una vez más Jack repitió la misma frase: “Podrías terminar la escena ahí, pero si seguís rodando, Ray me mira y después de una larga pausa, digo ¡Ahhhh! Como si recién ahí lo hubiese entendido. Ahora, podrías mantener la cámara rodando, y Ray me dice, ‘Francis, realmente deberías ver a un especialista‘”. Otra línea que Scorsese mantuvo.

Para Damon, como revela en otra entrevista (en el New York Times), la experiencia con Nicholson fue una verdadera clase de actuación y guión: “no importa lo que quedó y lo que Scorsese cortó, la lección es que Jack empezó con algo que vimos mil veces y buscó una y otra vez la forma de hacerlo lo más interesante que podía.

La entrevista con el New York Times es una fuente de datos interesantes sobre un actor que suele ser subestimado. Admite que no le gusta que lo consideren “el buen tipo” pero que esa falta de personalidad o agresividad le permite sorprender con papeles que exploran la oscuridad detrás de ese arquetipo. Hasta admite con humor que “los guiones que recibo siempre tienen las huellas digitales de otro”, ya que suele ser la segunda opción de proyectos que Tom Cruise o Leonardo Di Caprio rechazaron.

A Damon le gusta escribirse personajes complicados.

El Último Duelo (The Last Duel) es la nueva película de Ridley Scott, en la que Damon no solamente se reúne con su gran amigo Ben Affleck, sino que volvió a escribir con él por primera vez después de que el dúo ganó el Oscar a Mejor Guión por En Busca Del Destino (Good Will Hunting).

Pero este es un guión sobre dos versiones de la misma historia, así que en vez de limitarse a su punto de vista, Damon revela en otra entrevista (a Entertainment Tonight) que convocaron a la guionista Nicole Holofcener (Amigos con Dinero) para que escriba desde la perspectiva del personaje femenino (interpretado por Jodie Comer en la película). Y así se dividieron el trabajo. Damon escribió las escenas de su personaje, Affleck del que interpreta Adam Driver, y Holofcener de la protagonista. 

El Último Duelo se estrena en Argentina el 14 de octubre. Stillwater aún no tiene fecha de estreno en nuestro país.

La Cosa ahora es digital e interactiva para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís haciendo click acá y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Contenidomante. Fundamentalista de Johnnie To, PS Vita y Amy Sherman-Palladino. Le gustó Jupiter Ascending así que de ser vos no confiaría mucho en sus opiniones.