martes, abril 16, 2024

Seguimos con nuestras charlas en el marco del estreno de Todos Somos Extraños, y ahora nos toca la gran Claire Foy.

All of Us Strangers,  llegó a las salas de cine locales y pudimos entrevistar a su director, Andrew Haigh, y a sus protagonistas: Andrew Scott, Paul Mescal y Claire Foy. 

Este drama romántico con toques fantásticos, adaptado por Haigh de la novela Strangers (1987) de Taichi Yamada, se centra en Adam (Scott), un guionista que, tras un encuentro con su vecino Harry (Mescal), se ve arrastrado a la casa de su infancia, donde descubre que sus padres (Claire Foy y Jamie Bell) –fallecidos cuando él apenas tenía 12 años– todavía viven y parecen no haber envejecido ni un solo día. 

Cerramos esta serie de entrevistas exclusivas con Claire Foy, quien interpreta a la fallecida mamá de Adam, anclada en la década del ochenta. ¿Qué nos contó sobre este papel tan particular? Seguí leyendo. 

TODOS SOMOS EXTRAÑOS: HABLAMOS CON EL DIRECTOR ANDREW HAIGH

Todos Somos Extraños
Searchlight Pictures

La entrevista

¿Cuál fue tu primera reacción al leer el guion? ¿Qué fue lo primero que te vino a la mente?

Recuerdo estar muy conmovida. Recuerdo que tenía muchas expectativas al momento de leer el guion porque me encanta el trabajo de Andrew Haigh, así que definitivamente estaba emocionada y también nerviosa porque, a veces, si estás emocionada por leer un guion, esa es la peor sensación ya que podés quedar decepcionada. Pero era tan hermoso y muy parecido a lo que aparece en la pantalla: realmente tierno, honesto y tan bellamente escrito.

¿Podés describir la película en tres palabras?

Diría que es tierna, honesta e íntima.

– ¿Tuviste alguna inspiración para interpretar a la mamá de Adam? ¿Te basaste en alguna experiencia personal?

No, aparte de estar viva. Creo que eso es algo que la película hace de manera sorprendente: profundiza en las familias, en las dinámicas y las relaciones familiares. Obviamente, esta es una realmente específica. No tengo un hijo de 12 años, que es la edad que tenía Adam cuando ella murió, ni tengo un varón adulto. 

Creo que uno puede aportar cualquier tipo de experiencia, pero siento que se trata de comprender e invertir en la relación que plantea el guionista. El guion es tan claro por omisión, lo que las personas no se dicen entre sí, lo que sí se dicen, cómo se expresan, si se sienten cómodos expresándose. Es muy raro esto de que alguien sea capaz de decir exactamente cómo se siente o imponerle a la audiencia lo que siente el personaje. 

La relación con Jamie Bell se siente muy natural. ¿Ya se conocían desde antes?

No, no lo conocía, pero lo admiraba desde lejos. Billy Elliot es una de mis películas favoritas de todos los tiempos y creo que mucha gente que ve esa película siente una especie de conexión con él porque era muy joven y tan increíble. Es ese tipo de actuación muy honesta, donde no se siente que esté actuando, y se quedó conmigo. Además, es una persona increíble. Así que haber trabajado con él era una de mis cosas definitivas en la lista de deseos. 

TODOS SOMOS EXTRAÑOS: ENTREVISTA A ANDREW SCOTT Y PAUL MESCAL

Todos Somos Extraños
Searchlight Pictures

Un rol diferente

¿Qué diferencia esta película de otros papeles que te tocó interpretar en el pasado? 

Cada trabajo es diferente. Este era distinto en el sentido de que ella es una mujer común y corriente. O sea, no tiene que escalar una montaña ni hacer nada fuera de lo común, supongo, aparte del hecho de que está muerta (risas). Eso es algo importante, pero sí, realmente disfruté que ver cómo es la vida de esta persona. 

La película vive y muere por la dinámica de las relaciones que representa y creo que es un verdadero testamento para todos los que actúan en ella, y eso es lo suficientemente fuerte como para mantenerla a flote. Me encantaría ver más películas como esta y me encantaría estar en más películas como esta. 

– Cuando comenzás un proyecto, supongo, tenés ciertas expectativas. ¿Qué te sorprendió una vez que comenzó el rodaje? ¿Qué no esperabas?

Supongo que no esperaba recordar tanto mi propia infancia. Creo que eso tiene mucho que ver con el diseño de producción, ya que me recuerda, básicamente, a todas las casas en las que estuve en los años ochenta y noventa, como las alfombras, los sofás, los adornos, la tetera; todo era indicativo en ese momento y realmente no había pensado en eso. Eso fue bastante sorprendente. 

¿Qué más? Fue tan divertido, tan fácil. Obviamente fue muy difícil, pero fácil en el sentido de que me sentí segura, sentí que podía confiar en el proceso y eso fue lo más sorprendente.

La escena en la que Adam se abre acerca de su sexualidad es muy intensa y dura. ¿Cómo fue filmar ese momento particular con Andrew?

Fue increíble actuar con Andrew, absolutamente increíble, podíamos subir y bajar de tono. [Andrew Haigh] fue muy claro en que no quería que fuera una escena de “salida del placard” en el sentido convencional o lo que esperamos ver en una de esas escenas. 

Además, ninguno de estos dos personajes planea tener esa conversación específica en ese momento. Eso es lo más maravilloso que podés experimentar como actor porque te sorprende, lo cual es raro. Hay tantos lugares a los que podés llegar con el diálogo y con los sentimientos. La escena puede ir en muchas direcciones y yo realmente tenía muchas ganas de no solo intentarlo, sino de hacerlo. 

Las series más aclamadas, las películas más esperadas, deportes en vivo y más, todo en un solo lugar.¡Suscribite ahora Star Plus haciendo click acá!

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.