jueves, julio 18, 2024

Cuando Louis Lumière se plantó frente a su fábrica de Lyon para filmar la salida de los obreros durante unos escasos 46 segundos, jamás imaginó que estaba dando el puntapié inicial al nuevo “arte de las imágenes en movimiento”. Mucho menos que ese recorte de la realidad francesa de 1895 se convertiría en la base del género documental… o algo por el estilo. La Salida de los Obreros de la Fábrica Lumière (La sortie de l’usine Lumière à Lyon, 1895) no es la primera ‘producción cinematográfica’, pero sí la que quedó en los libros de historia, documentada y patentada como un avance tecnológico, más que una nueva forma de arte y entretenimiento. 

La gran diferencia entre los cortos de los hermanos Lumière, que retratan los aspectos más mundanos de la vida cotidiana (la llegada de un tren a la estación, la demolición de un muro, la comida de un bebé), y los documentales más modernos, es su falta de intencionalidad y un punto de vista por parte del autor que, a través de las imágenes, pretende expresar una opinión concreta. Otro día podemos debatir sobre la objetividad o la imparcialidad de esas imágenes que, ante todo, persiguen lo inesperado y el carácter testimonial: el aquí y ahora de un momento o personaje y el pensamiento de una época, preservados para que las generaciones futuras puedan analizar su contexto y significancia.     

Como no todo es ficción en esta vida, repasamos (y te recomendamos) algunos de los mejores documentales que podés encontrar en las plataformas de streaming. 

Campamento Extraordinario (Crip Camp: A Disability Revolution, 2020) – Netflix

En esta gran película de Higher Ground –compañía productora de Barack y Michelle Obama–, los realizadores James Lebrecht y Nicole Newnham hacen mucho más que documentar las experiencias de los asistentes al Camp Jened, un campamento de verano neoyorquino que, desde 1971 hasta 2009, brindó diversión y mucha libertad de acción a jóvenes con capacidades diferentes. Bautizado por algunos de sus visitantes como el “Woodstock para discapacitados”, Jened se convirtió en un espacio de encuentro para muchos adolescentes que no tenían su lugar en la sociedad.

Simples campistas que mutaron en activistas cuando decidieron que su voz sea escuchada por el gobierno de los Estados Unidos; una historia de lucha por los derechos y la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad, que derivó en la aprobación de la sección 504 de la ley de rehabilitación de 1973 (la cual sostiene que a ninguna persona con discapacidad se la puede discriminar ni negar beneficios por parte del estado) y, consecuentemente, la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA), promulgada en 1990.

Volcanes: La Tragedia de Katia y Maurice Krafft (Fire of Love, 2022) – Disney+

El título local (muy poco inspirado) de este documental no deja mucho lugar a la imaginación y, lamentablemente, se enfoca en el lado más dramático y lúgubre de la historia de amor entre Katia y Maurice Krafft: una pareja de vulcanólogos franceses que unieron sus pasiones en una relación tan fogosa e impredecible como sus objetos de estudio. La película de Sara Dosa se estructura a partir de imágenes de archivo, la mayoría generadas por el matrimonio a través de dos décadas y sus múltiples odiseas alrededor del mundo, estudiando a estas destructivas fuerzas de la naturaleza.  

Intrépidos (hasta cierto punto) e inseparables hasta su muerte en 1991 durante la erupción del Monte Unzen de Japón, los Krafft vivieron bajo sus propios términos, y su legado –estas mismas imágenes y sus numerosos estudios de los llamados ‘volcanes grises’, los más violentos y peligrosos– ayudó a prevenir más de una tragedia. La narración de Miranda July suma una capa más de humanidad, recreando frases y diálogos de estos pioneros en fotografiar y filmar volcanes en erupción, muchas veces, a tan solo 30 centímetros de distancia del flujo de lava. 

Time (2020) – Prime Video

La gran narración de Garrett Bradley –primera realizadora femenina afroamericana en ganar como directora en la categoría documental del Festival de Cine de Sundance– combina material original con horas y horas de videos caseros. Al principio, podría confundirse con un drama romántico independiente filmado en blanco y negro, en parte, gracias a la humanidad y los recuerdos proporcionados por la protagonista: Sibil Fox Richardson

Fox pasó 20 años luchando para revertir (o acortar) la condena de su esposo Rob, sentenciado a 60 años de prisión por un robo a mano armada. Así, Time se convierte en una historia de amor y perseverancia que busca celebrar el reencuentro de una familia que, a pesar de los reveses, nunca perdió las esperanzas y se mantuvo unida. También se hace eco de un sistema judicial ineficiente, donde la burocracia, el racismo y la desigualdad social juegan un papel predominante. 

Sibil es la fuerza motora de este relato anclado en su incansable persistencia, la aceptación de sus propios errores, la necesidad de sacar adelante a sus seis hijos, la militancia abolicionista y el amor por su esposo, un sentimiento que no se apaga con el paso del tiempo. 

Summer of Soul (…o Cuando la Revolución no Pudo ser Televisada) (Summer of Soul (…Or, When the Revolution Could Not Be Televised), 2021) – Star+

Woodstock no fue el único encuentro cultural y masivo del caluroso verano de 1969. Mientras las cámaras apuntaban hacia de The Who, Joan Báez, Jimi Hendrix y tantos otros, en el Mount Morris Park (ahora Marcus Garvey Park) se llevaba a cabo el Festival Cultural de Harlem, una serie de conciertos que se extendieron por seis semanas, entre junio y agosto de ese año. 

En este caso, como dice el poema de Gil Scott-Heron, la revolución no fue televisada… la revolución se llevó a cabo en vivo, gracias a los miles y miles de espectadores –en su mayoría negros y latinos– que asistieron a este encuentro musical/espiritual con las actuaciones de B.B. King, Stevie Wonder, Nina Simone, The 5th Dimension, Gladys Knight & the Pips, Sly and the Family Stone y Chambers Brothers. Tony Lawrence, organizador y anfitrión del festival, se aseguró de que el productor televisivo Hal Tulchin grabara el encuentro por completo (unas 40 horas de metraje); y aunque algunos fragmentos se pudieron ver en especiales de CBS y ABC, el material quedó arrumbado en un sótano por más de 50 años hasta que Questlove decidió mostrárselo al mundo, sumando entrevistas actuales a artistas y asistentes, capturando así el espíritu liberador de 1969.

TOM HANKS DICE QUE SEGUIRÁ ACTUANDO DESPUÉS DE SU MUERTE

Woodstock  99: Peace, Love and Rage (2021) – HBO Max

Y hablando de Woodstock… La “nostalgia” por revivir ese momento bisagra en la historia cultural, entre otras cosas, impulsó la realización de nuevas ediciones como el exitoso encuentro de 1994 y el nefasto Woodstock 99. Este evento multitudinario que convocó a 400 mil espectadores y a músicos tan diversos como Jamiroquai, James Brown, Limp Bizkit, DMX, Sheryl Crow y Rage Against the Machine es el eje del documental de Garret Price, un relato que va más allá de las actuaciones y los disturbios desencadenados durante las tres jornadas del festival. 

En este repaso cargado de material de archivo y testimonios de los asistentes, trabajadores, organizadores y artistas, también se destacan los signos de una era dominada por la ira acumulada de una generación sin propósitos –muy blanca y privilegiada–, que ya no perseguía ni la paz ni el amor de 1969. 

Price no solo hace una crónica de los hechos; suma contexto como los cambios en la industria musical o la masacre de Columbine, ocurrida unos meses antes. Tampoco se limita al hablar de la falta de representación femenina en los escenarios o la impunidad que rigió durante el evento en cuanto a la violencia, los saqueos, el vandalismo y hasta los ataques sexuales que quedaron sin condena. 

La Cosa ahora es digital para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís en nuestra tienda y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.