martes, marzo 19, 2019

Después de haberlo visto en varias E3, la gente de Electronic Arts y BioWare lanzaron Anthem, el esperado RPG de acción del que estuvimos hablando algunas semanas atrás, en su versión completa. ¿Está a la altura de lo que el estudio nos supo dar con sagas como Mass Effect o Dragon Age? Imagino que intuyen la respuesta, pero vamos a ver por qué.

Anthem hace cosas muy bien, pero lamentablemente no alcanzan para tapar los obstáculos que se interponen en el camino de nuestro disfrute. Desde que nos ponemos a jugar Anthem, nos pedirá estar constantemente conectados a internet y eso no sería algo malo, si no fuera porque los servers no están preparados para nosotros.

Al igual que pasó con la demo, parece que EA no tiene una infraestructura lista para la cantidad de jugadores que se compró el juego. Esto, en muchas ocasiones, significará quedarnos afuera de misiones, tener pantallas de carga larguísimas o directamente no poder iniciar el juego. Es algo “ajeno” al juego en sí, pero que no podemos pasar por alto.

En cuanto al juego, nos presenta una historia de un mundo donde los humanos deben sobrevivir en fuertes aislados mientras nosotros, los Freelancers, salimos al exterior a recolectar recursos, eliminar monstruos y descubrir nuevas zonas.

El comienzo del juego a pura cinemática nos hace creer que la historia va a ser un aspecto fundamental de Anthem, pero a medida que avancemos en la aventura nos daremos cuenta de que no es así. Habrá más cinemáticas espectaculares en el camino, pero muchas veces tendremos que prestar atención a diálogos que parecen pasajeros o que se dan en medio de una intensa batalla, lo que nos descoloca un poco.

El voice acting y la captura de movimiento de los NPCs que nos cruzamos en la historia es de lo mejor que tiene el juego. Todos son carismáticos y se sienten reales. El problema es que, a pesar de que los diálogos con cada uno siempre nos dan diferentes opciones, hablar o no con ellos no nos va a cambiar absolutamente nada.

Los gráficos también son muy buenos y acompañan a la perfección todo lo que el juego nos quiere mostrar. El problema es que, al menos en esta primera semana de juego, hay una importante cantidad de errores y el universo de Anthem no tiene demasiada variedad para mostrar.

El gameplay, por suerte, es muy bueno. Desde que comenzamos las primeras misiones, que nos sirven a la vez como tutorial, nos encontraremos con controles muy intuitivos. Pronto estaremos haciendo piruetas, matando enemigos desde el aire y esquivando ataques como si fuéramos expertos.

Cada tipo de armadura, o Javelin, que hay para elegir es bien diferente a la anterior, lo que nos permite definir qué estilo de juego queremos llevar adelante. Lo que es aún mejor, nos permite pensar estrategias interesantes a la hora de armar un equipo.

Porque la idea de Anthem es explorar su mundo siempre en equipo. El problema es que, en la mayoría de las ocasiones, no vamos a tener otros tres amigos que jueguen con nosotros y tendremos que conformarnos con desconocidos que suelen tener objetivos muy diferentes a los nuestros.

No habría problema con eso, si no fuera porque el juego no tiene muy en cuenta esto y nos obligará a permanecer juntos casi todo el tiempo. Esto, junto con otros de los problemas que mencioné antes, me hacen pensar que no hubo suficiente testeo antes de lanzar el título al mercado y las consecuencias se están viendo en los reclamos de sus usuarios.

Lo cierto es que Anthem no es un mal juego, para nada. Tampoco está a la altura de lo que BioWare solía hacer en otras épocas. Este juego se siente vacío por momentos y genial por otros. Lleno de vida en algunas ocasiones y extremadamente repetitivo en otras. Tiene un gran potencial y todo parece indicar que habrá soporte constante por un largo tiempo, pero hay cosas que ya no se pueden arreglar.

Anthem es una experiencia difícil de recomendar. Las misiones son muy monótonas y repetitivas, por lo que, viendo algún video del juego en acción, ya sabemos si nos gusta o no. Por otro lado, volar y pelear en Javelins es muy divertido, en especial con amigos. Pero lo más difícil de todo eso es conseguir gente que se compre el juego con vos.

Mi trabajo, en este caso, es decirte que a Anthem hay que darle un tiempo. Puede convertirse en algo mucho mejor, con bastante trabajo y tiempo. Lamentablemente, me da la impresión de que eso no va a pasar en un futuro cercano, así que mejor vamos viendo qué otros lanzamientos se vienen pronto.

Redactor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.