sábado, octubre 24, 2020

Llegó ese momento del año en el que Electronic Arts lanza la nueva entrega de su videojuego más popular y nos toca analizar los aciertos y errores que presenta. ¿Vale la pena el FIFA 21?

Si la franquicia fuera una serie, ya hubiera sido cancelada hace un par de temporadas, pero, por suerte, los videojuegos no se manejan de la misma manera que la televisión. Lo cierto es que FIFA 21 incluye algunas novedades en sus diferentes modos de juego, pero hace algunos años se hace difícil justificar la compra de un juego completo año a año.

En la nueva edición no tenemos el “modo historia” que presentaba The Journey, pero en su lugar podremos experimentar un Modo Carrera más completo. La campaña es más extensa y permite tener más control sobre diferentes aspectos del equipo, tanto dentro como fuera de la cancha, lo que invita a estar más atento al mercado de pases, grandes promesas y más.

Sin embargo, las nuevas incorporaciones, como la simulación de partidos, no se arriesgan demasiado, sino que van a lo seguro y suman contenido que ya se vio en otras entregas u otras franquicias deportivas.

Esto es algo común a las últimas entregas de FIFA. La franquicia va mejorando levemente algunos de sus sistemas año a año y camino a una mejor experiencia, pero para los fans que siguen la saga año a año, estos cambios son casi imperceptibles.

Lo importante es destacar que la mayoría de las novedades de FIFA 21 vienen de escuchar las opiniones de los fans. Así, se consiguió una jugabilidad más pulida y simplificada, así como también una inteligencia artificial más desarrollada para los jugadores que no controlamos en el campo de juego.

VOLTA, el modo de fútbol callejero, también presenta novedades, tanto desde su “modo historia” a sus distintos apartados, como lo es el flamante VOLTA Squads, que invita a jugar partidos de 5 vs 5.

Hasta el modo Ultimate Team incluye novedades. Por un lado incorpora mecánicas cooperativas para integrar a la comunidad más fuerte de la franquicia, pero también eliminó algunos aspectos no tan agradables de su jugabilidad para hacer la experiencia más amena, sin tanta administración y con mucho más fútbol.

La generación actual de consolas vio un lento pero seguro progreso de FIFA a través de sus distintas ediciones. FIFA 21 es el punto más alto de la experiencia, sin dudas, pero no deja de sentirse como una actualización que podría tranquilamente ser un parche de FIFA 20.

Ahora que las nuevas consolas están a semanas de arribar, la industria parece estar en un periodo de transición extraño. Los modelos de negocio de la generación anterior ya no van más, pero los nuevos no terminan de funcionar en todos los títulos. FIFA tiene todo para convertirse en un juego como servicio, donde periódicamente se incorpore contenido nuevo y se actualicen las plantillas de los equipos con una actualización, pero no parece haber planes al respecto. PES optó por el camino de la actualización este año y no sacó una nueva entrega, pero el año que viene volverá a la normalidad.

Lo cierto es que, de todas maneras, FIFA 21 ya cuenta con millones de usuarios en sus primeros días, por lo que Electronic Arts no tiene ningún incentivo para modificar una fórmula que claramente funciona. Uno podría pensar que FIFA 22 deberá ser un cambio radical en la saga, más allá del apartado gráfico, pero la realidad invita a la empresa a hacer pequeños cambios año a año para ganar mucho sin arriesgar casi nada.

Editor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.