domingo, junio 13, 2021

Hace algunas semanas se lanzó finalmente Mass Effect: Legendary Edition, la recopilación de la trilogía que comenzó en 2007 y que presentó a personajes entrañables en una aventura de ciencia ficción que nada tiene que envidiarle a los más grandes exponentes del género. Casi diez años después de Mass Effect 3, ¿era necesario este remaster?

El equipo de BioWare decidió hacer un exhaustivo trabajo para unificar los tres títulos en todos sus apartados, desde la jugabilidad a los gráficos, pasando también por las opciones de personalización, la accesibilidad y más. El resultado es más que interesante, porque es uno de los pocos casos en los que una versión remasterizada llama la atención de los fanáticos que ya jugaron los juegos en varias ocasiones, en vez de apuntar al público que nunca vivió la experiencia de Shepard y su tripulación.

Por supuesto, los cambios más grandes se ven en la primera entrega, que más allá de verse fantástica en una resolución 4K a 60 FPS también presenta muchísimas novedades en su sistema de armas, progreso, creación de personaje y más. Lo más relevante, aunque usted no lo crea, es que los ascensores que mataban por completo el ritmo del juego ahora fueron extremadamente optimizados y hasta se pueden saltear. Aunque suena a un cambio pequeño, hace que la navegación de los escenarios y el ritmo de la aventura en general no decaiga nunca y quede completamente en manos del jugador.

En cuanto al contenido de la trilogía, esta Legendary Edition cuenta con todos los DLCs y extras lanzados en la historia de la franquicia, para contar con la versión más completa posible de la historia, que incluye fantásticas misiones que cambian por completo el universo de Mass Effect. El sistema de recompensas y el looteo se optimizaron para que constantemente tengamos que revisar nuestro inventario y ver las nuevas armas que adquirimos, tanto para Shepard como para el resto del equipo.

El sistema de progreso se modificó, aunque los puristas pueden utilizar el sistema original si así lo prefieren. Subir de nivel cuesta un poco más y el límite máximo se redujo bastante, pero cada nuevo nivel ofrece más puntos para mejorar el árbol de habilidades del protagonista, lo que da una sensación de progreso acelerado.

Visualmente, como fanático de la saga, esta Legendary Edition me pareció fantástica. Volver a ver a personajes tan queridos con un apartado gráfico mejorado es genial siempre. De todas maneras, hay que tener en cuenta que el motor de juego sigue siendo el mismo, ese de dos generaciones de consolas atrás, por lo que no se puede esperar que sea una maravilla. Así y todo, el equipo de desarrollo se encargó no solo de mejorar las texturas, sino de modificar todos los aspectos gráficos posibles para mejorar la experiencia con nueva iluminación y algunos escenarios que fueron recreados desde otra perspectiva.

En mi opinión personal, hubiera sido mejor una remake completa en otro motor, pero como anticiparon los desarrolladores hace algunos meses, era una tarea titánica muy difícil de llevar adelante.

La música no necesitaba modificaciones, por lo que el efecto que genera sigue siendo épico y emocionante, pero los sonidos alrededor de las armas y habilidades cuentan con algunas mejoras, a veces imperceptibles, que van de la mano con un control optimizado en la parte de combates.

A medida que se avanza en la trilogía, los cambios respecto de las versiones originales son cada vez menos, pero la historia y los personajes se mantienen como unos de los más relevantes de los últimos años. Pocos juegos logran meterte en la trama, las relaciones entre los personajes y las temáticas que aborda como Mass Effect y una versión remasterizada es la excusa perfecta para volver a vivir una trilogía casi obligada.

Mass Effect: Legendary Edition también hubiera sido una genial oportunidad para lanzar un renovado modo multijugador que unifique las tres entregas, pero ese apartado está completamente ausente. Por suerte, la actualidad de la industria gamer, llena de juegos como servicio, permite ilusionarnos y pensar que el poder del público puede impulsar a la incorporación de este modo tal y como las versiones actualizadas de Age of Empires siguen sumando civilizaciones y modos de juego al día de hoy.

El paquete también pone el foco en algunas de las mecánicas que nunca fueron demasiado queridas por la comunidad. El sistema de cobertura y el movimiento del personaje en general se mantienen bastante toscos y nos recuerdan que se trata de juegos de la generación pasada, más allá de que fueron mejorados en cierto nivel. Al mismo tiempo, las expresiones faciales de los personajes en algunas escenas siguen siendo polémicas, pero es cierto que modificarlas requiere un cambio mucho más profundo en el juego.

De todas maneras, ninguna de estas “contras” pesa demasiado una vez que comenzás la aventura a bordo de la Normandy dispuesto a salvar la galaxia. De principio a fin, Mass Effect: Legendary Edition es la mejor manera de vivir la franquicia, tanto para fans que la llevan tatuada como para nuevos jugadores que buscan saldar una importante cuenta pendiente.

Editor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.