viernes, abril 3, 2020

El catálogo de juegos de Bandai Namco de este 2020 está lleno de adaptaciones de animé y el viernes pasado debutó One Punch Man: A Hero Nobody Knows en todo el mundo. ¿Vale la pena la experiencia?

En el juego, comenzamos creando a nuestro propio héroe, que comenzará haciendo cosas menores, como ayudando ciudadanos y derrotando a ladrones de poca reputación. A medida que se avanza en la historia del juego, se van habilitando distintos tipos de misiones principales y secundarias para completar.

El estudio sigue con la idea de hacer videojuegos de mundo abierto para las grandes franquicias de animé. Lamentablemente, en este caso no tiene mucho sentido porque el mundo no tiene demasiado para ofrecer. Diferentes locaciones y personajes desperdigadas por el mapa nos dan las distintas misiones a superar, pero todo se siente vacío y moverse de un objetivo a otro parece una pérdida de tiempo que se podría evitar con un menú de misiones o alguna manera de viajar más rápido.

Según el tipo de misión que hagamos, tendremos distintas recompensas. Algunas nos hacen subir de nivel, lo que nos permite hacernos más fuerte mejorando distintos atributos. Otras nos permiten tener más ataques especiales y las últimas nos mejoran el rango de héroe, como se vio en el manga y el animé.

Los personajes de la historia dicen presente en distintas escenas y, en muchas ocasiones, podremos pelear contra o junto a ellos. A medida que los vamos cruzando en la trama, los vamos desbloqueando para usarlos en el modo Versus. Como pasa en franquicias como Dragon Ball Xenoverse, para acceder a este modo hay que dirigirse a una parte específica del mapa y hablar con un personaje, otra acción que podría solucionarse con un simple menú.

A medida que progresamos también iremos desbloqueando distintos estilos de pelea basados en los personajes del material original. Hay expertos en combate cuerpo a cuerpo, armas o ataques a distancia y en cada estilo se pueden encontrar muy diferentes ataques especiales. Interactuar con los personajes del manga y animé genera afinidad y permite conseguir más ataques y otras novedades.

En medio de los combates puede pasar de todo. El juego nos tirará con una lluvia de meteoritos, una tormenta eléctrica, un alien superpoderoso o algún héroe que estaba por la zona y pasa dando un golpe. Estos elementos pueden beneficiarnos o no, por lo que suman un pequeño grado de imprevisto a las misiones.

¿Saitama está? Saitama está. La historia de nuestro personaje se cruza varias veces con la de la serie y hasta tenemos la oportunidad de utilizar a Saitama por un ratito. Aunque puede sonar divertido, es de lo peor. En esas misiones, nuestro personaje no tiene chances de vencer al villano, por lo que la única alternativa que nos queda es hacer tiempo hasta que llegue Saitama. Una vez pasa eso, controlamos al héroe, pegamos una vez y se termina la pelea. Igual que en la serie, pero en un videojuego la traducción pierde todo su encanto.

Aquellos que hayan pre-comprado el juego van a poder utilizar a una versión de Saitama del mundo de los sueños, que no gana de un solo golpe, sino que está al nivel de los demás.

One Punch Man: A Hero Nobody Knows tiene un problema muy claro y es que intenta abarcar demasiado. Presenta un mundo abierto pequeño y vacío, la mayoría de las misiones son todas iguales y casi no plantea ningún desafío. Siguiendo la fórmula de otras franquicias similares, termina siendo monótono y extremadamente fácil muy rápido.

La gran recompensa de todo esto es el modo Versus. Después de jugar la historia y desbloquear a todos los personajes posibles, nos podemos meter de lleno en el modo de pelea para combatir con otros jugadores, ya sea online o en la misma consola.

Editor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.