domingo, junio 13, 2021

Después de mucha expectativa y varias demos más que interesantes, Resident Evil 8: Village debutó en consolas y PC para continuar expandiendo la franquicia que cumple 25 años en 2021. ¿Vale la pena este nuevo capítulo de la saga?

No creo que sea casualidad que la octava entrega de la franquicia principal llegue en un aniversario tan importante. Como era de esperarse a nivel argumental, la historia vuelve a centrarse en Ethan Winters y la acción vuelve a ser en primera persona. Sin embargo, Village es mucho más que una secuela de Resident Evil 7: Biohazard, es una secuela que aprende de todo lo que ofreció la saga en estos 25 años.

Situada algunos años después del juego anterior, esta octava entrega propone un mapa mucho más amplio y una manera diferente de explorar nuestros alrededores. La acción comenzará en las puertas del castillo Dimitrescu, perteneciente a esa mujer alta que llamó la atención en los trailers. La exploración tiene su recompensa y los acertijos están a la orden del día. Todo este primer segmento funciona como una versión en miniatura de lo que vendrá después, con un mundo medianamente abierto y una libertad de movimiento inesperada.

El inventario vuelve a tener un estilo similar al de Resident Evil 4 para que podamos cargarnos de armas, explosivos y otras cuestiones. A pedido del público, Resident Evil 8 le bajó el nivel al terror y le dio más movilidad a su protagonista, volcándose una vez más hacia la acción en casi todo el juego.

Los escenarios pertenecientes a cada jefe del título tienen diseños visualmente geniales y más que interesantes en cuanto a la jugabilidad. Cada segmento propone un tipo de acción diferente para que avanzar no implique hacer siempre lo mismo. Así se consigue un nivel de entretenimiento extremo que hace que las 10 horas que dura la campaña se pasen volando.

Los elementos que hicieron grande a la franquicia y la convirtieron en una de las más importantes del gaming están ahí para los fanáticos y los novatos. Después de siete juegos, quedaron grandes mecánicas que se integraron muy bien a la jugabilidad en primera persona.

Por otro lado, Village aporta varios elementos nuevos que podrían evolucionar mucho en el futuro. Nuevos tipos de enemigos, la posibilidad de obtener mejoras de salud permanente e importantes novedades en la historia general de toda la saga hacen que el juego sea un nuevo paso en la dirección correcta.

Visualmente también presenta un salto de calidad respecto del juego anterior, no sólo en los gráficos, sino en el arte, que tiene un cuidado de alto nivel pocas veces visto, tal vez porque la tecnología no lo estaba permitiendo demasiado.

Es así que Resident Evil 8: Village es una entrega fundamental para los fans de la saga y los que quieren continuar expandiendo este amplio universo de virus, zombies, monstruos y corporaciones malignas.

Editor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.