viernes, mayo 24, 2019
bright-dsk
aladdin-dsk-dsd

Después de un par de entregas que no satisficieron demasiado a sus fans, la saga Trials está de vuelta en 2019 con un nuevo título que hace prácticamente todo bien.

Trials Rising está disponible actualmente en PC, Playstation 4, Xbox One y Nintendo Switch y propone volver a la locura que siempre caracterizó a la franquicia. Estudios de Hollywood, rituales satánicos y cohetes rusos se meten en las pistas llenas de giros y volteretas para darnos una experiencia por demás bizarra y disfrutable.

Al igual que en muchos juegos de carreras de los últimos años, nuestro objetivo desde el comienzo será convertirnos en la mejor estrella mundial del motociclismo. Sin embargo, Trials Rising no nos hace perder el tiempo con aburridas cinemáticas y muchos minutos de historia, sino que nos da la opción de hacer una pista tras otra tras otra.

Los primeros escenarios nos enseñarán lo básico de los controles, si es que somos nuevos en la saga, para ir aumentando la dificultad de a poco e ir presentándonos nuevas maneras de ser los mejores.

Como novedad, en esta ocasión tendremos la oportunidad de realizar distintas pistas tutoriales una y otra vez para perfeccionar nuestra técnica antes de continuar con nuestra aventura. Lo fácil que es acostumbrarse a los controles, sumado a lo divertido e impredecible de cada nueva pista hacen que Trials Rising sea extremadamente adictivo.

Es cierto que el progreso se siente bastante lento. Debemos completar gran cantidad de pistas para desbloquear las ligas, que a su vez nos darán paso a nuevos desafíos. Al principio, parecería que todo cuesta mucho, pero una vez que agarramos ritmo, no nos importa demasiado desbloquear nada, sino continuar jugando y descubriendo nuevos niveles.

Cuando parece que ya dominamos por completo el juego, algún nuevo obstáculo llega para hacernos la vida imposible y pone a prueba esas habilidades que teníamos dormidas desde el Excite Bike. La experiencia, junto con la genial música llena de adrenalina, es una excelente manera de pasar un buen rato.

Rápidamente nos encontramos moviéndonos en la silla, mordiéndonos la lengua y apretando cada vez más fuerte los botones, intentando hacer ese salto imposible. Trials Rising cumple su objetivo con creces y sus modos multijugador refrescan la experiencia cuando creías que habías exprimido todo.

Lo único no tan agradable es el sistema de recompensas, que nos da cajas con gran cantidad de accesorios para nuestras motos y nuestro corredor, pero la mayoría de las veces resulta ser lo que ya tenemos.

Así y todo, Trials Rising es una excelente manera de disfrutar al máximo del deporte extremo.

Redactor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.