domingo, mayo 19, 2024

Los Oscar están todavía muy lejos, pero eso no nos limita para analizar lo que se viene para este año en la industria y como se reflejará en los premios.

Sí, ya sabemos que falta un montón para la 97° entrega de los Premios de la Academia, confirmada para el 2 de marzo de 2025, pero tras la victoria de Oppenheimer (2023) el pasado 10 de marzo y un 2024 que, seguramente, se va a ver afectado por los retrasos provocados por las huelgas del año pasado, tenemos que preguntarnos: ¿qué tipo de película saldrá vencedora de la próxima ceremonia? 

Tras más de una década marcada por el triunfo de producciones independientes y de mediano presupuesto y la paulatina visibilización del cine de otras latitudes más allá de los Estados Unidos, los votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood se rindieron ante el drama histórico de Christopher Nolan, una película de cien millones de dólares que, con más de 970 millones recaudados a nivel mundial, se convirtió en la tercera ganadora más taquillera en la historia de los premios, después de Titanic (1997) y El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey (2003). 

ESTOY VERDE: SHREK 2 CUMPLE 20 AÑOS

Oscar: Oppenheimer
Universal Pictures

Buscando nuevas contendientes 

Desde que se extendió la categoría de Mejor Película a un total de diez candidatas, justamente, con la intención de darle lugar a títulos de toda índole y más espacio a los diferentes géneros –después de la reacción negativa que provocó la omisión de Batman: El Caballero de la Noche en la ceremonia de 2009–, entre las cintas nominadas aparecieron superhéroes e historias comiqueras, aventuras de ciencia ficción, películas animadas y algunos de los títulos más taquilleros del año, como Avatar (2009) y su secuela, Toy Story 3 (2010), Pantera Negra (2018), Guasón (2019), Top Gun: Maverick (2022) y Barbie (2023). 

Pero a pesar del triunfo en las boleterías y las buenas críticas de su lado, el Oscar siempre terminó en manos de producciones más chicas y de ‘prestigio’, reforzando esa idea un tanto gastada de que lo artístico y lo comercial no van de la mano. Durante el reinado del MCU, las franquicias y la explotación de todo tipo de propiedades intelectuales, la Academia viró hacia el cine ‘arty’ y hasta le abrió las puertas al streaming, ¿un declarado enemigo de la industria cinematográfica?

En este escenario, la victoria de Oppenheimer resulta una anomalía: el film que logró combinar el prestigio (la visión artística de su director), el apoyo de la crítica y el éxito de taquilla; un ‘modelo’ que podría volver a dominar las entregas de premios a futuro… si los estudios deciden tomar los riesgos necesarios. No hay que ser muy perspicaz para entender que, posiblemente, esto no llegue a pasar. Los ejecutivos van a preferir invertir en las nuevas películas de esos realizadores consagrados (capaces de garantizar la multiplicación de sus ingresos), en vez de apostar por ‘la próxima Oppenheimer”, dirigida por un cineasta menos conocido.

DUNA DE DAVID LYNCH CUMPLE 40 AÑOS

Oscar 2025: Dune
WB

¿Cambiará el futuro de los Oscar?

Lo dijo el guionista y director Cord Jefferson en su discurso de agradecimiento a Mejor Guion Adaptado por American Fiction: “La industria es reacia a tomar riesgos” y sugirió que, en lugar de hacer una película de 200 millones de dólares, los estudios deberían distribuir esos recursos y asegurar el espacio para voces nuevas y audaces. “Intenten hacer veinte películas de 10 millones de dólares o 50 películas de 4 millones de dólares”.   

Duna: Parte Dos, Furiosa o Joker: Folie à Deux podrían seguir el camino de sus predecesoras (y de Nolan): lograr la nominación al premio mayor y hasta alzarse con la estatuilla. O sea, después del triunfo de Oppenheimer, ¿los miembros de la Academia se mostrarán abiertos a votar por este tipo de películas que conectan más con el público mainstream que con los cinéfilos o seguirán dándole visibilidad y preferencia a las producciones independientes que pueden sacar más provecho de la temporada de premios?

Más allá de la frivolidad de los galardones y la ceremonia, los Oscar son una gran vidriera para los cineastas emergentes como Jefferson, actores que necesitan un empuje como Lily Gladstone o el gran trabajo de la vestuarista Holly Waddington (ganadora por Pobres Criaturas) y el equipo de efectos especiales de Godzilla Minus One. Al final del día, los premios son importantes para aquellos que los reciben y para la maquinaria de una industria que lucha por su supervivencia. Como en todo, debe haber un equilibrio y celebrar todo tipo de producciones cinematográficas.  

Marvel, Star Wars y todos los clásicos de tu infancia te esperan en un solo lugar. ¡Suscribite ahora Disney Plus haciendo click acá!

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.