jueves, mayo 30, 2024

Han pasado 40 años desde que el gran David Lynch llevó al cine Duna, la aclamada obra de Frank Herbert y no podíamos dejar de celebrarlo.

Los intentos para trasladar a la gran pantalla Dune, la exitosa novela escrita por Frank Herbert en 1965, comenzaron a principios de la década del setenta y rápidamente entraron en un ‘infierno’ de proyectos cinematográficos que no lograban despegar. Uno de los más concretos ocurrió en 1973, cuando los derechos fueron adquiridos por un consorcio francés con el productor Jean-Paul Gibon a la cabeza y el director Alejandro Jodorowsky con todas las ganas de cargarse la película al hombro. 

La música de Pink Floyd, los efectos especiales de Dan O’Bannon, los diseños de H. R. Giger y Jean Giraud, las actuaciones de Salvador Dalí, Orson Welles, Mick Jagger, Udo Kier, David Carradine y Gloria Swanson, entre otros, fueron algunas de las ideas que el realizador chileno trajo a la mesa pero no logró llevar a buen puerto a falta de un presupuesto acorde, aunque su visión parece haber tenido cierto impacto en muchas cintas de ciencia ficción de la época.   

EL PROBLEMA DE LOS 3 CUERPOS: HABLAMOS CON SUS PROTAGONISTAS

Duna
Universal Pictures

El comienzo

A finales de 1976, Dino De Laurentiis echó mano de los derechos de la novela y le encargó al mismísimo Herbert que escribiera un guion, lo que terminó siendo un manuscrito de 175 páginas… equivalente a tres horas en la pantalla. En 1979 Ridley Scott se sumó a la dirección e intentó separar la película en dos partes, pero como los procesos de preproducción eran lentísimos, decidió abandonar el proyecto para dedicarse de lleno a la realización de Blade Runner (1982): 

“Me di cuenta de que me iba a consumir muchísimo tiempo, al menos dos años y medio. No tenía la suficiente fuerza para hacerle frente, en gran parte, porque mi hermano mayor acababa de morir sorpresivamente mientras preparaba el film de De Laurentiis. Eso me asustó muchísimo”, recuerda el director, sin saber de lo que se estaba salvando. 

Para 1981 los derechos estaban a punto de expirar, entonces, Dino renegoció los términos con Herbert, agregando opciones para las secuelas. El trabajo de David Lynch en El Hombre Elefante (The Elephant Man, 1980) atrajo la atención de Raffaella De Laurentiis, quien le dio la posibilidad de dirigir y escribir el guion, más allá de no tener ninguna experiencia en el género de ciencia ficción o siquiera haber leído la novela.   

Finalmente, el 30 de marzo de 1983 arrancó la filmación de Duna (Dune, 1984) en varias ciudades de México, incluyendo exteriores en Ciudad de Juárez y unos 80 escenarios diferentes construidos en 16 estudios con la ayuda de un equipo técnico compuesto de 1.700 personas y un presupuesto de 40 millones de dólares.   

RECUERDOS MORTALES: HABLAMOS CON ADAM COOPER

Duna
Universal Pictures

Lynch y Duna

Lynch logró adaptar la primera de las novelas de la serie e incorporar varios elementos de sus secuelas. Juntó a un gran grupo de actores, entre los que se encontraban el debutante Kyle MacLachlan –quien se convertiría en su intérprete fetiche–, Francesca Annis, Brad Dourif, José Ferrer, Linda Hunt, Virginia Madsen, Kenneth McMillan, Patrick Stewart, Sting y Max von Sydow; sumó la banda sonora a cargo de Toto y Brian Eno, y el diseño de criaturas cortesía del maestro Carlo Rambaldi. Así y todo, el proceso fue un verdadero infierno para todos los involucrados, desde las condiciones del rodaje hasta la incomodidad del vestuario.  

Duna llegó a los cines de Estados Unidos en diciembre de 1984 y se convirtió en un verdadero fracaso de crítica y público. Según Lynch, la única mancha negra de su carrera, tanto así, que se niega rotundamente a hablar sobre los detalles de la producción y, mucho menos, colaborar con una edición especial en formato físico: 

“Duna es la única película que hice sobre la que no tuve el control sobre el corte final. Sabía desde el comienzo que no lo tendría, así que ceder fue una experiencia terrible. Pensé que igual iba a funcionar, pero fui muy ingenuo, fue una mala jugada. Por aquel entonces, la máxima duración que me iban a permitir era de dos horas y diecisiete minutos, y ese el total de la cinta, por lo que fue compactada para que encaje con los estándares del momento. El dinero habló, pero no en beneficio de la película”.

Cuarenta años después, Duna: Parte Dos (Dune: Part Two) es un suceso rotundo; la segunda entrega de la ‘trilogía’ planeada por Denis Villeneuve, además de la más larga con 165 minutos de metraje. “Es un verdadero desastre. Una excursión incomprensible, desestructurada y sin sentido a los turbios confines de uno de los guiones más confusos de todos los tiempos”, escribió Roger Ebert sobre la película de Lynch, para nosotros, un verdadero clásico de culto. 

DUNE 2: UNA CONTINUACIÓN QUE SUPERA TODAS LAS EXPECTATIVAS

Duna
Universal Pictures

Algunos datos curiosos

  • – 200 personas tuvieron que limpiar a mano cinco kilómetros del desierto mexicano para la filmación. 
  • – Dicen que Lynch rechazó El Regreso del Jedi (Return of the Jedi, 1983) para dirigir este film. 
  • – Duna es la primera película en mostrar una forma humana generada por computadora: los escudos. 
  • – Los tendones que se ven cuando Paul logra enganchar al gusano se realizaron a partir de preservativos.

Las series más aclamadas, las películas más esperadas, deportes en vivo y más, todo en un solo lugar.¡Suscribite ahora Star Plus haciendo click acá!

Jefa de redacción. Nolaniana incurable. DC me da y me quita.