martes, marzo 19, 2019

Un nuevo año significa un nuevo Far Cry, pero en 2019 no tenemos una versión full, sino que tenemos otro de esos títulos intermedios que son más para pasarla bien que para demostrar de lo que es capaz la franquicia.

Far Cry: New Dawn transcurre 17 años después de uno de los finales del Far Cry 5, donde cayeron bombas nucleares y la humanidad tuvo que vivir durante mucho tiempo en bunkers subterráneos. El juego nos cuenta esto en los primeros minutos de juego y nos muestra que, después de algunos años de paz, aparecieron los Highwaymen, los nuevos enemigos de esta entrega.

Liderados por dos gemelas, Lou y Mickey, estos Highwaymen contarán con asentamientos y bases que deberemos ir conquistando para poder liberar el mapa y devolverle la paz a este mundo post-apocalíptico.

Como ya es costumbre en la franquicia, las gemelas malvadas son extremadamente carismáticas y poco convencionales, pero lo cierto es que New Dawn no nos ofrece casi novedades. La fórmula de la saga funciona y en este caso no hay nada más que agregar. Por tratarse de un título intermedio, uno puede disfrutar mucho más de romper todo y hacer cosas sin sentido con el solo objetivo de divertirse.

El mapa vuelve a ser el mismo del Far Cry 5, aunque con paisajes cambiados y llenos de vegetación y algunas áreas inaccesibles luego del desastre. Incluso volvemos a ver algunas caras conocidas –obviamente cambiadas- gracias a Guns for Hire, el modo que nos permite tener compañeros cuando salimos a cazar o hacer misiones.

Las novedades más relevantes vienen desde lo visual, donde el apocalipsis luce extremadamente colorido, lleno de flores y hermosas auroras boreales. Las armas y los vehículos que podemos usar son prácticamente los mismos, pero la estética Mad Max le suma varios puntos a nuestra diversión.

Las posibilidades son prácticamente las mismas, tal vez un poquito menos, que en el Far Cry 5, y aparte podemos disfrutar de algunos otros modos para salir de Hope County y conocer locaciones completamente nuevas.

Como frutilla del postre para los fans del juego anterior, podremos encontrar a nuestro mismo personaje y ver qué pasó con él 17 años después, aunque es un poco triste.

Far Cry me resulta adictivo y disfruté mucho de Far Cry 5, así que New Dawn es una expansión que me permite continuar un poco en la misma experiencia. Lamentablemente, aquellos a los que les parezca que la franquicia es siempre más de lo mismo, tienen un poco de razón en este caso.

Far Cry: New Dawn es un nuevo capítulo en la saga, que se siente extremadamente loco por momentos y de bajo presupuesto en otros. Fans sabrán apreciar las pequeñas novedades, los guiños y la gran cantidad de secretos, pero aquellos que no disfruten de la franquicia, se toparán con las mismas cosas que no les gustan.

Redactor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.