jueves, diciembre 3, 2020

Justo para celebrar Halloween, la gente de Bandai Namco lanzó la segunda entrega de The Dark Pictures Anthology. Un año después de Man of Medan, llegó Little Hope con una historia totalmente diferente y muchas novedades. ¿Vale la pena?

Todo comienza en una casa de familia donde las cosas se ponen complicadas muy rápido y vemos morir a los miembros, uno por uno, sin poder hacer nada. Luego, la historia nos transporta al presente, donde el chofer de un micro pierde el control y vuelca justo en la puerta del mismo pueblo donde ocurrió la tragedia décadas atrás.

Allí nos ponemos en la piel de cinco personajes diferentes que intentarán buscar ayuda, pero encontrarán muchos peligros, como si estuvieran en una película de terror.

La historia logra mantener el misterio con diferentes elementos e interrogantes que surgen mientras avanza la trama. Hay varios factores que conectan a los personajes con los miembros de la familia antes mencionada, así como también sucesos que ocurrieron en ese mismo lugar hace siglos.

Con esa intriga, se genera una atmósfera que logra un terror mucho más efectivo que el de Man of Medan, principalmente basado en sustos repentinos, sorpresas y sonidos ensordecedores.

Otra de las mejoras respecto de la entrega anterior de la franquicia llega con los controles. Ahora, los Quick Time Events aparecen luego de otros indicadores visuales que anticipan secuencias de acción y captan mejor el botón que tocamos, algo que resultaba un poco frustrante en el título anterior.

Por otro lado, hay muchas más opciones de diálogo y están mucho mejor incorporadas a las conversaciones, para que se parezca lo mejor posible a una conversación fluida entre los personajes y el usuario.

En esta ocasión es Will Poulter el actor hollywoodense que encabeza el elenco y esto es algo bueno y malo a la vez. Todo lo relacionado a su personaje está excelente, desde la actuación de voz a la captura de movimiento, pero eso hace que se marque una diferencia con el resto de los protagonistas, que no están tan bien logrados.

Se notan muchas mejoras de rendimiento respecto del juego anterior, pero parece que la tecnología todavía no está lista para darnos animaciones fluidas y diálogos naturales, al menos de la mano de Supermassive Games. Puede que la próxima entrega, que seguramente saldrá en consolas de la nueva generación, logre superar esas barreras que, a veces, nos sacan de la experiencia por intentar ser realistas y no lograrlo.

Al igual que las otras obras del estudio, Little Hope cuenta con un alto grado de rejugabilidad, donde podemos volver a hacer la misma historia con otras decisiones. Si se compra el Curator’s Cut, incluso se pueden utilizar otros personajes en ciertas escenas, para cambiar todavía más.

Una de las novedades más interesantes de Little Hope tiene que ver con las muertes de los personajes. Al igual que en Man of Medan, cualquier personaje puede morir, pero esta vez se nos muestra cuáles fueron las decisiones que provocaron esa muerte, para que las tengamos en cuenta en una posible segunda pasada.

En conclusión, The Dark Pictures Anthology: Little Hope escuchó a los usuarios y mejoró muchas cuestiones que no funcionaban del todo bien en Man of Medan. Con mejores controles y otros aspectos mejorados, cuenta una historia de terror que empieza a definir cuál es la onda de la franquicia y a despertar interrogantes sobre el personaje del Curador y la posible conexión entre las historias que salieron y continuarán saliendo.

Editor. Todavía espera ser un Power Ranger o el próximo Doctor Who, lo que ocurra primero.