sábado, enero 28, 2023

Netflix canceló Warrior Nun, dejando en evidencia un problema más profundo.

En pleno 2022, parece imposible encontrarse con una película, y mucho menos una serie, que no cuente con algún tipo de representación de minorías. La diversidad se volvió moneda corriente para el cine, la tv, y en especial las plataformas de streaming, que ofrecen todo tipo de historias y para todos los gustos. Sin embargo, el tener decenas de opciones disponibles no significa que el público elija verlas y, aún si lo hacen, nada garantiza su continuidad. ¿Por qué? Intentemos analizarlo.

Warrior Nun

La cancelación de Warrior Nun a semanas del estreno de su segunda temporada, que resultó en una increíble recepción por parte de los fanáticos y la crítica, vuelve a encender las alarmas de la comunidad LGBT y en particular de las mujeres, que han visto una larga lista de rechazos para la continuidad de shows que les representan: Paper Girls, First Kill, Everything Sucks, One Day at a Time y Gentleman Jack son tan sólo algunos de la decena de títulos que han quedado inconclusos y que, no tan casualmente, tienen mujeres como estrellas principales e historias LGBT en el centro de la trama.

THE LAST OF US: NUEVOS DETALLES SOBRE LA SERIE DE HBO

Pero el conflicto no recae exclusivamente en historias de la comunidad, porque al día siguiente de cancelar Warrior Nun, la plataforma de la N roja anunció la renovación para una tercera y última temporada de Young Royals, serie juvenil que tiene una pareja de hombres como protagonistas. Similar a lo que, meses atrás, sucedió con Heartstopper y First Kill. Producciones que apuntan a públicos similares, que estuvieron en lo más alto del ranking del servicio, que rindieron más que bien en las visualizaciones, con parejas LGBT al centro y, aún con todo esto en común, solo Heartstopper y Young Royals salieron bien paradas. Sí, podemos discutir la calidad de producción y el desarrollo de la historia, al menos en el caso de Heartstopper y First Kill, pero si nos referimos a Young Royals y Warrior Nun, en cuánto a números, la segunda parecía tener muchas más posibilidades de continuar que la primera. 

Heartstopper

Es inevitable, en este escenario y ante la falta de explicaciones de Netflix frente a las cancelaciones, que se especule. En especial cuando la evidencia es tan clara, como indica CBR, destacando que la mayoría de las series canceladas pertenecen a un grupo estelarizado por mujeres y con tramas LGBT entre ellas. 

Entonces, el problema no recae específicamente en la representación de la comunidad, sino en quiénes son la imagen de la historia a representar. Otra queja común entre la audiencia es que, en el caso de las series protagonizadas por chicas, hay una evidente falta de promoción, que no la sufren los shows que tienen a chicos al frente. Esto necesita un análisis mucho más extenso, ya que sabemos que por ejemplo, en el caso de Netflix, la publicidad está muy bien dirigida y sectorizada, y sería necesario evaluarla en cada país para poder concluir esto.

LAS MEJORES SERIES BASADAS EN PELÍCULAS

Sin embargo, sí hay un punto en particular en el que nos podemos detener. Hace unos años, tras el fracaso del reboot de Los Ángeles de Charlie, Elizabeth Banks declaró que la gente prefería ver 37 películas de Spider-Man antes de una película liderada por mujeres. Añadió, también, que películas como Capitana Marvel o Mujer Maravilla, a pesar de ser protagonizadas por mujeres, tenían éxito por pertenecer a un género principalmente orientado a hombres.

Si bien los dichos de la directora dejan de lado los problemas en particular que tuvo su versión del clásico de acción, y también muchas historias que sí encajan en ser dirigidas para mujeres, protagonizadas por las mismas y, aún así exitosas, mirando el panorama general, lo que planteaba Banks no está tan errado.

Los Ángeles de Charlie

La historia del cine y la televisión está plagada de protagonistas femeninas que se han apoderado de éxitos y franquicias, sin embargo, son la excepción en comparación con los personajes masculinos. Y si bien, es algo que se está revirtiendo a nivel de producción, el proceso parecer ser un poco más lento desde la recepción y el rendimiento a largo plazo. Puede que una serie como Warrior Nun tenga tan buenos números y tan buena historia como Heartstopper, pero es sabido que las historias que tienen al frente mujeres son principalmente consumidas por mujeres, y si además son de la comunidad, el alcance se puede volver todavía más específico. En cambio, un show que cuenta con una pareja LGBT de chicos, tiene una expectativa de público receptor es mucho más amplia, y por lo tanto, vale mucho más la pena el riesgo para la compañía.

¿POR QUÉ HBO SE DESHACE DE SUS SERIES?

Considerando la crisis actual que está atravesando el streaming después de la explosión que llegó de la mano de la cuarentena, no será una sorpresa que continuemos viendo este tipo de cancelaciones incluso en series muy exitosas. Y no sólo en casos como Warrior Nun, podemos hablar también de Westworld, o lo que demoró y dudó Netflix en renovar The Sandman

El conflicto tiene muchísimas aristas, y todas se unen al momento de analizar los motivos de una cancelación. Pero no podemos dejar de lado nuestra responsabilidad como audiencia, y debemos sentarnos a analizar qué vemos y qué dejamos de ver, empezar a dejar de lado los prejuicios y entregarnos a una buena historia, más allá de quién o quiénes la protagonizan.

La Cosa ahora es digital e interactiva para que nos leas, veas y escuches donde y como quieras. La conseguís en nuestra tienda y nos ayudás a seguir muchos años más junto a vos.

Escritora, community manager y entrevistadora. Fan de Superman, team DC, puede hablar a base de frases de Friends o Los Simpson.